fbnoscript
19 de febrero de 2019

Rechacemos la persecución a los choferes de la línea 720

Choferes despedidos de la línea 720 de la empresa Motsa convocaron a una concentración en la fiscalía de El Talar, ubicada en el partido de Tigre, a raíz de una denuncia penal que presentó la patronal como forma de amenazar e intimidar a un grupo de trabajadores que viene dando una pelea en defensa de los puestos de trabajo y contra un avanzada flexibilizadora del convenio laboral. Se hicieron presentes trabajadores y organizaciones sindicales y políticas en apoyo a la lucha de los compañeros.

Motsa es la empresa de transporte de corta y mediana distancia más grande de la zona norte del Gran Buenos Aires, teniendo a cargo las  líneas 720, 721, 204, 228, 353 y 723. Los trabajadores fueron despedidos el año pasado por tomar acciones contra las medidas de la empresa que agravan las pésimas condiciones laborales en el gremio: servicios que salen en unidades destartaladas, choferes que trabajan a porcentaje y en negro, pésimas condiciones de seguridad e higiene, contratos por fuera del convenio colectivo, etc.

La UTA ha dejado pasar los despidos ya que se trata de una burocracia fuertemente aliada al gobierno y las patronales por lazos de negociados comunes, que interviene activamente en la formulación del paquete antiobrero constituido por rebaja salarial de los choferes, aumento del boleto y reparto de los subsidios millonarios a las líneas. La UTA es la encargada de intimidar y despedir a todo activista que se proponga una organización independiente en su lugar de trabajo. 

Esta avanzada antiobrera es parte de la política que despliegan el gobierno nacional y los gobernadores frente a la organización y movilización de sectores de trabajadores que luchan contra los despidos, las suspensiones, los cierres de fábricas y la reforma laboral que quieren aplicar en los convenios por gremio con el objetivo de trasladar la crisis económica que atraviesa el país a las espaldas de los trabajadores.

Numerosos sectores que se encuentran en lucha –Interpack, Fate, Pilkington, INTI, entre otros- necesitan unificar las luchas con una acción común para derrotar esta política antiobrera dictada por el FMI. Para esto es necesario un paro nacional activo de 36hs, discutido en asambleas y plenarios de delegados en todos los lugares de trabajo,  convocado por las centrales obreras -las que actúan sin embargo para garantizarle la “paz social” al gobierno. El planteamiento de un paro activo y un plan de lucha fue parte de las intervenciones de los oradores de la gran movilización del Plenario Sindical Combativo de la semana pasada a la Plaza de Mayo.

Apoyamos a los choferes de la 720 hasta lograr la reinstalación de todos los compañeros a sus lugares de trabajo y rechazamos la persecución de la patronal.

En esta nota:

Compartir

Comentarios