fbnoscript
21 de febrero de 2019

ATEN: la burocracia hace pasar la propuesta del MPN en las asambleas

Por 1.405 votos a favor y 457 en contra, las asambleas de ATEN aprobaron la “propuesta” conjunta que impulsaron la conducción yaskista del sindicato y el gobierno.

El núcleo del acuerdo es estirar, entre el 1º de abril de este año y el 31 de marzo de 2020, la actualización trimestral de salarios por el IPC (Índice de Precios al Consumidor), más un aumento del salario básico de los cargos del Nivel Medio que los dejará por debajo de la línea de pobreza. Asimismo, una suma fija de $ 5.000, no remunerativa ni bonificable, fue presentada como “recuperación de lo perdido en el 2018”. Una burla.

Sobre el IPC y la actualización

Para la oficina de Estadísticas y Censos (el INDEC local), la inflación de enero en Neuquén fue de un 2,97%. Anualizado, la proyección alcanza a 54,86%. Dado que el acuerdo salarial del año pasado abarca los salarios de abril a marzo, la pérdida salarial respecto al IPC neuquino, mida como se la mida, será de entre un 4% a un 6%. Medido respecto a los rubros que componen el consumo central de la canasta obrera como el rubro “servicios” (luz, gas, etc.) o “alimentos”, “salud”, la pérdida de poder adquisitivo respecto a los IPC se agrava.

Como miles de salarios de los trabajadores de la educación se encuentran por debajo de la línea de pobreza (tal es el caso de preceptores, bedeles y bibliotecarios del Nivel Medio y Superior; de maestras y maestros de grado y de materias especiales y de Nivel Inicial y Primario con hasta 10 años de antigüedad; y de profesores con hasta 18 horas cátedra – equivalente del cargo testigo – en Nivel Medio y Superior), más de la mitad de la planta docente seguirá bajo la línea de pobreza dentro de doce meses, cuando culmine el acuerdo que se acaba de aprobar.

En las asambleas, el secretario general de ATEN Marcelo Guagliardo defendió con uñas y dientes la “propuesta”. Apenas conocidos los resultados de las asambleas, el gobierno elogió a la dirigencia sindical. A dos semanas de las elecciones provinciales, el gobernador Gutiérrez podrá exhibir el acuerdo cerrado con ATEN, cuando el año pasado tuvo que enfrentar un poderoso movimiento huelguístico (este año, el gobierno incluso postergó el inicio de las clases para asegurarse que no tuviera un paro días antes del comicio). A esta premura respondió también la dirección del sindicato, que en vez de esperar la presencia en las escuelas de las maestras y maestros del Nivel Inicial y Primaria para la convocatoria a asamblea, apuró para decidir “con los que estén”, como reivindicó Guagliardo en el plenario de secretarios generales. El año pasado, en plena huelga y rebelión, cuando apeló a la urgencia de aceptar a inicios de abril fue ampliamente derrotado en las asambleas, y la huelga siguió hasta fines de mayo, cuando se arrancó lo conquistado.

¿Paro?

Para edulcorar la propuesta, la conducción del ATEN propuso llevar al congreso de CTERA la moción de parar por la paritaria nacional el 6 y 7 de marzo – cuando se inicien las clases a nivel nacional, pero no en Neuquén. Es la política del tero.

Obviamente la moción debe pasar por el congreso de los que dicen que “en año electoral no deben hacerse paros” – que finalmente es la política que Guagliardo ha llevado adelante en Neuquén –, ni tampoco contempla que CTERA o ATEN lo exijan a las centrales obreras, empezando por la CTA de la que forman parte.

Pero lo más grave es que la propuesta deja afuera deliberadamente parar el 8 de marzo, en el día internacional de la mujer trabajadora. Tampoco CTERA ni las CTA convocarían a parar ese día, como si se tratara de una acción de género y no de clase. De palabra, la conducción de ATEN reivindica la defensa del aborto legal y la separación de las iglesias del Estado, pero evita el paro para no colisionar con la línea kirchnerista de “no enojarse con la iglesia” y “construir un movimiento que contenga a los pañuelos verdes y los celestes”.

El hipotecamiento a la estrategia general del kirchnerismo, que en Neuquén asume la forma de integración de sus listas, pone al sindicato en la línea de la parálisis de los gordos y los flacos de las centrales. Por supuesto, en esa línea, a pesar que el 14 de febrero la convocatoria del Plenario Sindical Combativo fue amplia y la movilización numerosa, la conducción provincial de ATEN y las seccionales dirigidas por el oficialismo brillaron por su ausencia. Ahora se entiende la razón.

Desde Tribuna Docente y la Coordinadora Sindical Clasista redoblaremos la movilización para arrancar por una verdadera recomposición salarial y por un paro activo de 36 horas que inicie el plan de lucha que nos permita derrotar el ajuste de Macri y los gobernadores.

Compartir

Comentarios