fbnoscript
15 de marzo de 2019

“Todo trabajador tiene un límite, y el día del límite llegó”

La delegada de las trabajadoras de Textilana, en su cuarto día de paro general, denunció la extenuante multifunción, los salarios de 14 mil pesos y la persecución.

“Este conflicto estalló después de años de ninguneo, de que hagamos reclamos y no nos oigan; se hartaron las compañeras de ser explotadas de una manera descomunal”, señaló esta mañana María Demateis, delegada de la Comisión Interna de Textilana, a las organizaciones que se acercaron a solidarizarse con las trabajadoras de esta fábrica marplatense, en su cuarto día de paro general por un bono quincenal de cuatro mil pesos y un amplio pliego de reivindicaciones. La medida fue resuelta en asamblea, al igual que la modalidad del paro: puertas adentro, en el horario de trabajo de cada turno.

Las palabras de la referente conmueven tanto por su vigorosidad como por la situación agobiante que denuncian. En 2018 la fábrica, que produce la indumentaria “Mauro Sergio”, despidió a 100 trabajadoras y trabajadores y cambió el sistema de producción, pasando cada obrera de tener una tarea a realizar tres o cuatro, al tiempo que les aplicaban descuentos sobre el pago quincenal alegando que era “a cuenta de futuros aumentos en base a la producción de la empresa”. Demateis señala que “dejamos la salud, nuestra salud mental o física en la máquina. Si nos enfermamos y presentamos carpeta psiquiátrica, se persigue a las compañeras hasta que renuncian y les mandan carta documento a los psiquiatras para intimidarlos y que le den el alta a las compañeras. ¿Tenemos gastroenteritis? Tenemos que venir a trabajar porque ‘tenemos baños’. Y así pueden enumerar millones de cosas. Estamos como hace 100 años, antes de que se conquistaran todas las reivindicaciones obreras”

 

María Demateis, delegada de la Comisión Interna de Textilana explicando la lucha de los y las trabajadoras textiles

Posted by Prensa Obrera on Friday, March 15, 2019

Así describió la delegada el proceso que llevó a esta huelga: “No se puede trabajar más en estas condiciones. Costó mucho para que las compañeras entendiéramos que teníamos que empezar una lucha. Porque la empresa se dedicó años a dividirnos, con la producción individual, sentarnos a la mesa para llegar a la producción que nos reclaman, pero todo trabajador tiene un límite. Y el día del límite llegó: y acá estamos, y unificamos un pliego de reivindicaciones que hizo que después se sumaran nuestros compañeros tejedores, y otros compañeros de otros sectores, y unimos a la fábrica en una lucha”.

En relación con el principal punto de ese pliego, Demateis señaló que “hoy estamos reclamando no un aumento salarial, sino una devolución de cuatro mil pesos por quincena, que para algunos es menos de lo que venían ganando con los premios que cobrábamos antes en la empresa. Yo traje la cuenta: cuatro mil pesos por quincena, 450 compañeros, son 1 millón 800 mil pesos. Para una empresa como Textilana no es nada. Y ayer se lo planteamos a la patronal: el gobierno sacó las cargas patronales a todos los que pagan menos de 17.500 pesos por empleado, nuestro sueldo es de 14 y 15 mil pesos, o sea que no se pagan las cargas sociales por ninguno de nosotros. Les dijimos: ‘no te guardes ese dinero, que es nuestro (porque es un salario diferido) en el bolsillo. Dánoslo’”

Para negar este reclamo, la patronal de Sergio Todisco –a su turno involucrada en hechos de corrupción en la causa de los cuadernos y los Panamá Papers- arguye que de pagarles ese bono “se les vendría encima” toda la cámara textil, que tendría que pagarle un aumento así a sus trabajadores.  Los capitalistas montan sus negocios sobre la base de la miseria de sus empleados.

“Somos ustedes”

Entre las organizaciones solidarias presentes hoy –PO, Coordinadora Sindical Clasista, Polo Obrero, PTS, MST, PC, MTL, Barrios de Pie- estuvo una delegación del combativo sindicato del neumático (Sutna),  que se encuentra en conflicto en Fate, por el intento de la patronal de Madanes Quintanilla –de uno de los holdings empresariales más importantes de la Argentina- de imponer centenares de despidos en base a un recurso preventivo de crisis.

Cristina Beitías, de la Comisión de mujeres y familiares de Fate, llevó el enfático apoyo de esta a las luchadoras de Textilana y recordó que “venimos de un 8 de Marzo multitudinario”, con un papel protagónico de las mujeres obreras que llevan conflictos como estos. Por su parte Alejandro Crespo, secretario general del Sutna, aseguró que “esta lucha va a ser muy emblemática, porque es un momento muy importante del país. Acá estamos forzando entre todos a que las centrales sindicales, que son las que dirigen a todos los trabajadores del país, unifiquen a los compañeros como tienen que hacer, y salgamos a pelear todos juntos. Porque no falta voluntad, falta que alguien nos una para salir a la calle a pelear por lo que se merece cada una de estas familias. Por eso les decimos: estamos con ustedes porque somos ustedes, somos la clase trabajadora, y vamos a salir a pelear aunque la dirigencia no quiera, porque vamos a forzar que la nueva conducción de los trabajadores sea de los trabajadores”.

La lucha de Textilana ha recibido a su vez la adhesión de numerosas organizaciones gremiales, entre ellas la CGT, CTA, UOM, Smata, Comercio –entre otras.

Sobre el final de su intervención, la delegada Demateis había afirmado que “esto para nosotros es un paro histórico, un antes y un después. Ya no vamos a ser las que vienen y dicen “hoy tenía que hacer cien prendas y me sacrifiqué, hice ciento y una, y que mañana no sean 101, porque ‘podías hacer más, entonces haceme más por menos o la misma plata’. Hoy decimos basta, no podemos más. Nos queremos hacer valer y que sepan sin nuestro trabajo, no hay producción”.

En esta nota:

Compartir

Comentarios