fbnoscript
19 de marzo de 2019

Ferrocarril Sarmiento: paro desde medianoche ante la muerte de un trabajador

La víctima del crimen laboral es Sebastián Carranza. La medida está convocada por 24 horas, con concentración en la Estación Castelar.

Los trabajadores del Ferrocarril Sarmiento realizarán un paro por 24 horas, a partir de medianoche, frente a la muerte de su compañero Sebastián Carranza, del sector Telecomunicaciones, tras caer desde un techo en la estación Castelar. Allí tendrá lugar mañana una concentración.

Los ferroviarios, que ya desde este mediodía realizan quites de colaboración, denuncian que el siniestro fue completamente evitable, y ha tenido lugar como producto de la negligencia de la empresa Trenes Argentinos, responsable de enormes déficits en materia de seguridad e higiene. “Son las condiciones de mierda en las que laburamos siempre”, señaló un trabajador a Prensa Obrera.

Carranza, de 30 años y padre de una nena, se quedó trabajando anoche horas extra en la instalación de cámaras de seguridad. Cuando realizaba sus labores junto a otros compañeros, sin lingas ni arnés y sobre unas placas que no estaban preparadas para tránsito de personas, una de estas se desprendió y cayó hacia un sector de escaleras. Producto de ello sufrió varios traumatismos y la pérdida de masa encefálica.

Tras el hecho, los trabajadores mantuvieron reuniones y asambleas en las que se puso de manifiesto que en todas las áreas existen fallas de seguridad, con métodos riesgosos de trabajo y la carencia de los elementos necesarios. Falleció poco después.

En diálogo con Prensa Obrera, el secretario general de la Unión Ferroviaria Oeste Rubén “Pollo” Sobrero señaló que levantarán un pliego de reclamos relacionados con la seguridad de los trabajadores y el usuario. Sobrero puntualizó que “desde la llegada del gobierno de Macri vemos megaobras como el soterramiento (que ahora lo van a usar de cloaca, porque la obra está parada) u otras que tienen que ver con las tierras de la Ciudad de Buenos Aires que quieren ser vendidas. Pero pasamos siete meses sin lavandina para los baños, una cuestión básica de higiene, cuando en la línea venimos de tener tres casos de tuberculosis”.

A su turno, un comunicado de la seccional y el cuerpo de delegados denuncia que “Trenes Argentinos, [su presidente Marcelo] Orfila y su jefatura son responsables, porque desde que empezó la gfestión del “cambio” a cada reclamo por seguridad nos contestan con sanciones y persecuciones, porque no aplican un protocolo de seguridad en todos los sectores, porque ajustaron recortando el personal y las horas de atención en el servicio médico en Castelar sólo hasta las 19hs y porque si nos accidentamos y/o enfermamos un domingo no nos atienden”. Y llama al secretariado de la Unión Ferroviaria a sumarse y convocar también al paro.

Siniestros como este recorren el conjunto del mundo del trabajo, fruto de una desinversión sistemática de las patronales con complicidad del Estado. Según un estudio del espacio “Basta de asesinatos laborales”, durante 2018 se produjeron más de 450 muertes de esta naturaleza, a las que deben sumarse las derivadas de enfermedades profesionales y los llamados “accidentes in itinere” (en camino al trabajo). El paro en el Sarmiento coincidirá, de hecho, con uno que inician a las 8 de la noche los trabajadores del petróleo en Neuquén, ante la explosión de un pozo que se llevó la vida del operario Marcelino Ariel Sajama. Estos son las patronales a las que busca proteger el gobierno cuando vitupera contra la “industria del juicio” –es decir, contra los reclamos obreros por accidentes, negreo y flexibilización laboral.

Justicia por Sebastián Carranza.

 

Compartir

Comentarios