fbnoscript
19 de marzo de 2019

El FMI y el gobierno vienen por las jubilaciones de los petroleros

Por estos días los trabajadores del petróleo de todo el país se desayunaron con la noticia de un nuevo ataque a sus históricas conquistas laborales: se trata de una resolución con la firma de la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, que modifica el régimen de jubilaciones anticipadas, una clara avanzada del gobierno en el marco de sus compromisos con el del FMI y sus recetas. A esto se suma la muerte del obrero Marcelino Ariel Sajama de la empresa Clear Petroleum, en Neuquén, nueva víctima fatal de la inseguridad laboral, lo que ha detonado un cese de actividades en esa provincia.

La resolución 164 modifica los controles para acceder al retiro con 50 años de edad y 25 de aportes en el caso del personal auxiliar y complementario de la industria petrolera. Esto representa casi un 80% del total, 40 mil petroleros que podrían ver elevada su edad jubilatoria a 65 años.

El régimen jubilatorio diferencial de los petroleros fue creado por un decreto en 1974. En septiembre del 2015, Carlos Tomada, en ese entonces Ministro de Trabajo, dispuso con la resolución 897 la delimitación de las tareas consideradas insalubres en la fase de explotación y exploración, y dejó fuera al personal de apoyo de los equipos en los yacimientos. Este agujero en la disposición de Tomada es el que ahora utiliza el gobierno para modificar los artículos 3° y 4° y resolver que están comprendidos a los alcances del decreto de 1974 los obreros que forman “parte de los procesos de exploración y explotación petrolífera y gasífera de manera integral e indivisible, y estén expuestos a los mismos riesgos, penosidad o agotamiento prematuro”.

La otra modificación sostiene: “Establézcase que los empleadores, cuyos trabajadores dependientes se encuentran encuadrados en las prescripciones del artículo 1 del decreto 2136/1974 y en las disposiciones de la presente resolución, deberán informar el carácter diferencial de los servicios prestados”.

Es decir, en primer lugar se crea una diferencia entre los operadores de torre y boca de pozo y el resto de los trabajadores del yacimiento. En segundo lugar, se deja en manos de las operadoras la tarea de informar dicha categorización.

Además la nueva resolución significa una rebaja de aportes patronales, ya que por este régimen diferencial las operadoras aportan un 2% adicional.

El “sostén” de esta reforma es una propuesta de la comisión técnica de la Anses sobre regímenes diferenciales creada en 2018, con la misión de “revisar” las condiciones de trabajo e insalubridad de los trabajadores de más de 20 actividades.

El trasfondo de este atropello es la necesidad de avanzar gremio por gremio en la reforma previsional que exige el FMI.

La reacción de las cúpulas sindicales de los petroleros de todo el país, encuadradas en la CGT, se limita a tejer reuniones anodinas en Buenos Aires con el ministro de Producción Dante Sica para preguntar “¿Qué pasó?”, en medio de una gran desinformación en los puestos de trabajo. Son las conducciones que firmaron las adendas flexibilizadoras de los convenios colectivos como las de Guillermo Pereyra en Vaca Muerta, Neuquén; otro tanto ha hecho en Chubut por Jorge “Loma” Ávila de Petroleros Privados, aunque no fue aplicada. La CGT, al margen de haberse reunido varias veces con el FMI en los últimos meses, es un pilar fundamental del enorme operativo de contención política que ha sostenido la debacle macrista, en pos de un relevo electoral del peronismo.    

¡Abajo las reformas del gobierno y el FMI! El mejor modo de luchar contra estos atropellos es respondiendo ahora, derrotar el régimen ajustador del gobierno y el FMI con los métodos históricos de los trabajadores: las asambleas, la organización y la huelga, frenar la producción; no es “votando bien” en octubre, a los candidatos que se ofrecen como garantía de continuidad en los acuerdos con el FMI.

El único bloque político que plantea tajantemente romper con el FMI, promotor de la reforma laboral y jubilatoria, es el Frente de Izquierda, que a su vez contiene en su programa la nacionalización de la industria hidrocarburífera bajo control de los trabajadores.

En esta nota:

Compartir

Comentarios