fbnoscript
20 de marzo de 2019

Ctera y Suteba redoblan la tregua y entregan las paritarias

Hagamos como Salta: tienen que decidir los docentes. Plenarios de delegados por un plan de lucha hasta derrotar el ajuste

El ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, anunció que el gobierno eliminará la cláusula gatillo para reemplazarla por revisiones semestrales de acuerdos salariales que nunca alcanzan ni por lejos la inflación. Lo dice luego de que se conociera que la inflación acumulada en los primeros tres años de la gestión de Cambiemos alcanzó el 182%. En el mismo período, en la provincia de Buenos Aires, el salario docente –de acuerdo a cómo lo dibuja la dirección de Suteba– aumentó apenas 99,5 %. Nada menos que 82 puntos por debajo de la suba de precios.

En todas las provincias del país prácticamente la docencia se encuentra con sueldos por debajo de la línea de la pobreza. 
Lo mismo ocurre con el presupuesto educativo. En el ámbito nacional, la inversión educativa, según un informe del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC) , cayó 9% entre 2016 y 2018. De cumplirse el Presupuesto 2019, el retroceso llegará al 19%. A nivel provincial, realizando un promedio de las 23 jurisdicciones más la Ciudad de Buenos Aires, el presupuesto se redujo un 8%. A la cabeza de ambos ajustes –salarial y presupuestario– se encuentra la gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner. 

El ataque a la educación es todavía más amplio: derrumbe edilicio (en Moreno, luego del crimen laboral de Sandra y Rubén, más de 50 escuelas siguen sin funcionar por no encontrarse en condiciones), ataque a las jubilaciones, vaciamiento de las obras sociales docentes. 
Ante este cuadro, Hugo Yasky, secretario general de la CTA y principal dirigente de la burocracia sindical K, planteó que en el 2019 había que evitar los paros.

La victoria en Salta 

Luego de 8 días de huelga, con un altísimo acatamiento, la docencia salteña le arrancó a Urtubey un aumento del 38 %, una ayuda extraordinaria (bono) de $5.000 por única vez pagadero a fines de marzo, una cláusula de redeterminación trimestral hasta enero del 2020, acorde a los aumentos inflacionarios, y el pago de los días caídos.

En una semana, con la recuperación del método de la autoconvocatoria, fundado por la docencia salteña en el 2005, se puso en pie un movimiento que logró desarrollar un plan de lucha que atravesó todo el territorio provincial y pasó por encima de la contención de la ADP, el gremio burocrático de Ctera, carcomido por las denuncias de corruptelas que terminarán llevando a la cárcel a su secretaria general, todavía integrante además de la dirección nacional. Con el método de la asamblea docente, de la decisión en manos de las y los trabajadores de la educación, en Salta se derrotó a uno de los gobernadores más antiobreros del país.

En la antípoda, el Plenario de Secretarios Generales de Suteba –la dictadura de los secretarios generales– sancionó la profundización de la tregua contra la docencia. Su única resolución fue votar un paro de 48 horas sin fecha, sin reclamo especifico y, lógicamente, sin continuidad, obligados por la falta de ofrecimiento oficial.

En Buenos Aires, la gobernadora Vidal sigue vulnerando a la docencia, no por su fortaleza, sino por la colaboración de la burocracia K de Baradel. Una provincia en la que los salarios se cierran por decreto, se persigue a los compañeros con cientos de sumarios por parar (acrecentados esta semana con delegados y docentes de Moreno y con un dirigente de Suteba Marcos Paz), en la que estallan cocinas como en una escuela de Matanza, se caen techos en Pilar, se sirve comida insuficiente y contaminada en los comedores, y mueren hijos de docentes por la desatención de Ioma.

La burocracia sindical docente es un peón clave de la oposición pejota-kichnerista que sostuvo – y sostiene – al régimen macrista en crisis y que se presenta como un recambio institucional en las próximas elecciones para mantener la política de guerra contra los trabajadores y el pacto colonial con el FMI.

 La mayoría de los Sutebas Multicolores, por el contrario, dieron la batalla por concretar los verdaderos mandatos expresados en las asambleas de la semana pasada: plantearon 72 horas con continuidad, $ 26.000 de básico con indexación automática y todos los reclamos. Queda planteado convocar desde la Multicolor a un Plenario de delegados con mandato para resolver un plan de lucha real para enfrentar a Vidal.

Por un Congreso Educativo Nacional del sindicalismo docente combativo

En la provincia del Chaco se está desenvolviendo una huelga general que lleva ya tres semanas, impulsada por la autoconvocatoria de la base docente, especialmente fuerte en el interior, que arrastró a todos los gremios, obligándolos a apoyarla. La fuerza de las asambleas tiró a la basura el decreto salarial del 22 % de aumento del gobernador pejotista Oscar Domingo Peppo, que debió elevarlo a un 27 %, en su ilusión de doblegar una huelga que alcanza niveles promedio de hasta un 80 % de acatamiento, luego de casi 21 días. La huelga sigue firme, y rechazó el 27 % de Peppo, que se ha lanzado a una feroz persecución de la docencia, y a descuentos de más de $4.000, en salarios que en promedio no alcanzan los $19.000 con diez años de antigüedad. El próximo viernes, una gran marcha que amenaza ser multitudinaria se congregará en la puerta del ministerio de educación provincial. Los gremios, sin embargo, hacen lo imposible por evitar la concentración de la energía docente en un plenario provincial que resuelva un plan de lucha unificado que remataría, como en salta la asamblea provincial autoconvocada, la resistencia del gobierno. 

En Santa Cruz, Adosac está parando todas las semanas desde el 25 de febrero a la fecha, con huelgas de 24, 48 y 72 horas, lo que ha obligado a la gobernadora Kirchner a ofrecer luego de años de aumento cero un incalificable 21% que la base docente rechazará, lo que plantea la continuidad de las medidas la próxima semana.

En Santa Fe, vienen parando desde el 6 de marzo, 72 horas en la primera semana, y 48 en las siguientes, en repudio de un ofrecimiento del 10% y actualización por inflación trimestral y no acumulable con base en diciembre último – ambos ofrecimientos condicionados a que la recaudación fiscal lo permita. Los paros santafecinos fueron votados por más de 30.000 docentes, expresión de que lo único que “no da” es la política de tregua de Sonia Alesso.

También están parando por 72 horas los docentes de La Rioja, que en localidades del interior han comenzado a autoconvocarse.
El odio al ajuste de Macri y los gobernadores se expande, y allí donde se ha superado la losa de la burocracia sindical como en Salta, la lucha rinde.

Pongamos en pie un gran Congreso Nacional Educativo, convocado por el sindicalismo docente combativo, que ponga en pie un plan de lucha nacional por el salario y contra las reformas antieducativas de Macri y los gobernadores.
 

En esta nota:

Compartir

Comentarios