fbnoscript
4 de abril de 2019 | #1543

Docentes: podemos quebrar al gobierno

Docentes: podemos quebrar al gobierno

Exigimos al Suteba que retire su aceptación del acuerdo repudiado con Vidal

Al cierre de esta edición, los Suteba multicolor protagonizaban la primera jornada de un paro de 48 horas que convergerá el jueves 4 con un paro provincial. A su vez, los sectores combativos desarrollarán el 4 un plenario y una parte de él se plegará a la convocatoria en Plaza de Mayo del sindicalismo combativo. 

El plenario de secretarios generales de Suteba, desarrollado el lunes pasado, había decidido -con el voto en contra de los Suteba multicolores salvo Berazategui y Quilmes, que se abstuvieron- aceptar la oferta salarial del gobierno de María Eugenia Vidal, pero “condicionar el acuerdo al cumplimiento de los siguientes puntos:  que se dejen sin efecto todos los sumarios por persecución laboral y sindical; que se homologuen los 12 puntos del Acuerdo Paritario Nacional para que se garanticen escuelas seguras, conformación de una Comisión de Políticas Socioeducativas (comedores, transporte, becas, etc.) y -fundamental-, no descuento de los días de paro”. Además, una jornada de lucha de 48 horas los días 3 y 4 de abril, coincidente con el paro de 48 horas convocado para esos días por los Suteba multicolores, con paro celeste el día 4. Todo un recule de la dirección de Baradel. Obviamente, el sostenimiento de los puntos de condicionamiento no pueden ser aceptados por el gobierno, lleva a una virtual caída del acuerdo que anunciaron públicamente hace ya cuatro días, y es un antecedente que condiciona, a su vez, las negociaciones ulteriores que podrían realizarse.

La reunión de los secretarios generales fue convocada en el aislamiento y la soledad del recreo de Tigre del Suteba. Pero no pudo evitar sesionar en medio de un clima explosivo en la docencia, que fue registrado por los propios medios de prensa. Con ese ánimo en el corazón de la dirección celeste, el anuncio público de Udocba de rechazar la propuesta puso de manifiesto que no sólo crujía Suteba sino todo el Frente de Unidad Docente (FUDB). En este cuadro, Baradel ensayó la salida elegante mencionada anteriormente para reacomodar a la burocracia sindical.

El paro del 28 y 29

El masivo paro provincial multicolor convocado el 28 y 29 de marzo -por Suteba Matanza, en primer lugar, sumados luego Ensenada, Tigre, Marcos Paz, Madariaga, Escobar y, el viernes, Bahía Blanca- fue una bomba que influyó en este desenlace. Expresó el repudio, en tiempo real, al pacto Vidal-Baradel, que trató de imponer una paritaria salarial a la baja, con sueldos por debajo de la línea de pobreza con la antigüedad máxima de 25 años de labor, y en favor de un salario básico de 26.000 pesos, respecto de las categorías e indexación mensual automática.

El paro tuvo una expresión provincial, a pesar de las presiones de las direcciones del FUDB, que amedrentaron con amenazas en los mismos términos que la patronal. En los distritos dirigidos por la burocracia sindical celeste de Baradel, el paro fue entre el 70 y el 30 por ciento, poniendo de manifiesto la enorme voluntad de lucha de la mayoría de la docencia bonaerense.

El “Operativo Consulta”, un búmeran

La dirección K de Suteba apeló a todos los medios para salvar su componenda con Vidal. Largaron una consulta imposible de controlar, direccionada a la aprobación de la entrega salarial, que contrapusieron al fuertísimo paro multicolor. Al final del segundo día de paro, en la mayoría de los grandes distritos del Conurbano, las encuestas que llegaban daban victorioso el rechazo, ante el estupor de la conducción celeste. La desesperación abrió paso a una manipulación alevosa para “dar vuelta” el resultado. Pasadas las 22 horas, ya sin nadie en los sindicatos, anunciaron la recepción de más consultas, vía whatsapp, que trocaban el rechazo por la aceptación.

Nuestro planteo

Exigimos al Suteba que retire su aceptación del acuerdo repudiado con Vidal, convoque a un plenario provincial de delegados mandatados por la base de las escuelas para resolver un plan de lucha con continuidad, por un salario básico de 26.000 pesos, el respeto de todos los aumentos correspondientes a todas las categorías, la eliminación de todas las sumas en negro, la indexación mensual por inflación, el cese de las persecuciones, la defensa de las jubilaciones docentes y contra el vaciamiento de Ioma.

En esta nota:

Compartir

Comentarios