fbnoscript
4 de abril de 2019 | #1543

Fate: un triunfo de la organización obrera

Fate: un triunfo de la organización obrera

El rechazo abierto del Sutna al preventivo de crisis fue una clave del proceso. Foto Bernardo Ojo Obrero Fotografía

Una multitudinaria asamblea general de fábrica votó favorablemente el acta que surgió de la última audiencia en la Secretaría de Trabajo. En la misma se sostiene que la patronal se abstendrá por el lapso de los próximos tres meses, de llevar adelante el plan de despidos masivos y flexibilidad laboral inicial, con el cual sostenía el pedido del recurso preventivo de crisis. El acta, al mismo tiempo, abre un curso de discusiones entre la patronal y los trabajadores sobre el actual esquema productivo, ya por fuera de cualquier condicionamiento que podría implicar el recurso de crisis presentado por Madanes. El acta fue arrancada luego de doce horas de audiencia, donde la avenida Callao (donde se encuentra el ex Ministerio de Trabajo) estuvo colmada por una movilización de miles de compañeros del Polo Obrero, junto a decenas de delegaciones sindicales de la Coordinadora Sindical Clasista-PO y el Plenario Sindical Combativo.

El rechazo abierto por parte del Sutna y la primera asamblea general al recurso colocado por la patronal de Fate fue una clave de todo el proceso. Esta maniobra legal inventada por el menemismo para que la burocracia sindical entregara las conquistas de la clase obrera frente a la crisis capitalista quedó en el empantanamiento frente al rechazo del gremio. Esta oposición obrera colocó el problema de un conflicto generalizado, donde los trabajadores fueron organizando sus fuerzas, preparando las mejores condiciones colectivas para ese posible desenlace.

La lucha política librada por la dirección de la seccional y el gremio nacional demostró que la parte correspondiente al “costo” que representan los trabajadores era ínfima respecto del costo patronal y del Estado. Partiendo de la base de los datos que la propia patronal había puesto sobre la mesa, todos los trabajadores contaron con los datos para sacar sus conclusiones sobre este punto. Los trabajadores se organizaron masivamente para luchar en contra de ser quienes paguen el costo de la crisis del Estado capitalista y las patronales. Al mismo tiempo, la sucesión de actividades, asambleas, movilizaciones y todo tipo de iniciativas rindieron sus frutos. El festival masivo realizado en las puertas de Fate mostró también la enorme solidaridad de todos los vecinos con los trabajadores. En conclusión, el gobierno y la patronal tuvieron que desistir de avanzar sobre los trabajadores frente a las consecuencias de un conflicto que podía canalizar la bronca de miles de trabajadores que están siendo atacados en la zona norte y en todo el país.

Inmediatamente después de la aprobación del acta, la patronal de Fate montó una provocación, cambiando el método de trabajo, sin pre-establecer la cantidad de unidades e intentando violentar los estándares en los sectores de materiales de toda la planta. Inmediatamente, los trabajadores comenzaron un paro en los sectores, señalando que la patronal debía cumplir con el acta firmada en la Secretaría de Trabajo. Alejandro Crespo, secretario general del gremio, señaló en la última asamblea general que este triunfo no constituía el final de la lucha en defensa de los intereses y conquistas de los trabajadores, sino un enorme paso en el fortalecimiento de los trabajadores, que enfrentarán nuevas luchas. El salto en la organización de los trabajadores se expresa también en la conformación de la comisión de mujeres y familiares de la seccional de San Fernando, que jugó un papel de principal importancia en el desarrollo de esta lucha. La defensa de esta organización es un punto decisivo para el desenvolvimiento de un reagrupamiento de fuerzas contra la patronal y el Estado.

Que la crisis la paguen los capitalistas

Las patronales se toparon con la decisión de los trabajadores de frenar centenares de despidos y una agudización de la flexibilidad y la explotación en la planta. Los compañeros de Fate impidieron que los trabajadores sean arrastrados por la crisis de la clase capitalista y su gobierno de turno. La finalización de esta etapa de lucha coloca la necesidad para todos los activistas y luchadores del movimiento obrero de organizarse para pelear por la recuperación de las comisiones internas, seccionales y sindicatos en todo el país. En cada lucha que afrontan las direcciones clasistas y antiburocráticas se pone en juego esta perspectiva. La lucha por una nueva dirección en los sindicatos y la lucha por una salida de los trabajadores a la crisis se encuentran en el orden del día. Impulsemos en todo el país el reagrupamiento de fuerzas del clasismo y todos los trabajadores que estén dispuestos a organizarse, para terminar con la burocracia sindical de todos los pelajes y abrir el camino de la intervención independiente de la clase obrera en esta crisis.

Compartir

Comentarios