fbnoscript
11 de abril de 2019

No al cierre de Diario Popular, ningún despido

Por una medida judicial, el medio corre riesgo de dejar de existir.
Por Corresponsal
Partido Obrero Avellaneda

A partir de un litigio jurídico-patronal, el Diario Popular corre riesgo de dejar de existir, poniendo en peligro más de 260 puestos de trabajo.

Esto comenzó diez años atrás, en 2009, cuando Jorge Eduardo Fascetto e Isabel Stunz de Fascetto, cedieron su participación como accionistas en diversas sociedades comerciales y medios de prensa a cambio del 100% del paquete accionario de Impreba, la editora del Diario Popular).

Dos años más tarde, el abogado José Carlos Arcagni, quien cumplió funciones de representación jurídica en aquel trámite comercial, demandó a Impreba y sus accionistas por deudas en el pago de honorarios profesionales, exigiendo $500.000 (que para ese entonces significaban 116.000 dólares).

Esta semana, un fallo de primera instancia en lo comercial avaló el pago en dólares, pese a que la legislación solo admite regulaciones en pesos. Arcagni pide una actualización de la deuda que asciende a U$S 6 millones, a partir de los intereses acumulados en estos años, solicitando mediante la cautelar trabar embargos sobre cuentas bancarias de la editorial (algo similar a lo ocurrido hace pocas semanas sobre las cuentas del canal de noticias C5N, poniendo en peligro, también, el cobro de salarios). Según informa hoy Página 12, “un nuevo fallo de primera instancia hizo lugar a la solicitud de no efectivizar los embargos, dispuso que la deuda debía transformarse en pesos y a partir de allí actualizarse el monto aplicando la tasa mencionada” y “en la actualidad el caso volvió a la Cámara, que ahora deberá decidir si convalida o no esa decisión”.

Desde el Partido Obrero de Avellaneda en el Frente de Izquierda exigimos el llamado de asambleas por parte de los sindicatos de trabajadores de prensa y gráficos, que definan un plan de lucha en defensa de todos los puestos de trabajo.

A toda empresa que cierre, presente quiebra o recursos preventivos de crisis, le oponemos la apertura de sus libros.

Ocupación de toda empresa que cierre o despida.

Que la crisis la paguen los capitalistas.

 

En esta nota:

Compartir

Comentarios