fbnoscript
17 de abril de 2019

Zona Sur del Gran Buenos Aires: la UTA es un hervidero

Reclamemos un plenario de delegados, con mandato de base, para resolver un plan de lucha.

Se acumulan los motivos para un paro urgente en toda la zona sur. Las luchas y conflictos se multiplican. Se necesita imperiosamente unificar todo un pliego de reivindicaciones en un plan de lucha para ponerle un freno a la ofensiva patronal. Los choferes ya demostraron una y otra vez su enorme predisposición a la lucha. La dirección de la UTA, absolutamente paralizada, mantiene aislados los conflictos ahí donde los trabajadores se plantan. El aislamiento resta fuerzas y favorece a las empresas. La tarea del momento es revertir este cuadro para poder golpear con un solo puño a los monopolios del transporte. O sea, una respuesta de conjunto.

Despidos, recorte de recorridos, suspensiones, persecución, ataque a las condiciones de trabajo, ocurren en muchísimas líneas, e incluso peligran 400 puestos de trabajo por el vaciamiento de Expreso Lomas. El ataque de una patota rompehuelgas en Autobuses Buenos Aires (líneas 550, 542, 551, 540) es el recurso extremo de las patronales para avanzar con este plan antiobrero. Esto se da en el marco de un ajuste brutal contra todo el pueblo trabajador, donde nos golpean con cierres, despidos, suspensiones, tarifazos, inflación.         

Los trabajadores, a su vez, muestran enormes reservas de lucha. Los compañeros de Expreso Lomas vienen sosteniendo una infatigable lucha, llevan más de 30 días sin servicio porque la patronal no provee coches en óptimas condiciones. Moqsa paró a principios de año contra el retraso salarial y salieron victoriosos. Los compañeros de la San Vicente están reclamando contra el achique de los recorridos, que además enfrentan despidos antisindicales. La lista es larga. Son muestras de la predisposición de la base para salir a luchar por condiciones dignas de trabajo, por el salario, y por el trabajo mismo.

La lucha en Autobuses Buenos Aires en reclamo de la reincorporación del chofer Medina, puso de manifiesto que las patronales recurren a los métodos patoteriles para quebrar la voluntad de los choferes; en este caso, la poderosa patronal Dota con el apoyo de la fracción de la burocracia sindical que lidera Bustinduy, intentaron quebrar la huelga votada en asamblea, actuando incluso con armas de fuego. La UTA debió convocar inmediatamente un paro de toda la zona sur, más aún cuando la amenaza de esta patota a los compañeros de Autobuses Buenos Aires duró más de 10 horas.

Reclamamos un plenario de delegados de toda la zona sur, con mandato de base, para resolver un plan de lucha que debe partir de un paro de todas las líneas de la zona contra los despidos, la persecución, el recorte de servicios y para dar un fuerte mensaje a las patronales: BASTA DE PATOTAS en la UTA.         

La UTA refleja la parálisis de las direcciones sindicales enquistadas en las centrales obreras. Como contraparte, la reciente victoria de los trabajadores del neumático (SUTNA) en Fate, a través del métodos de las asambleas y movilización derrotaron el preventivo de crisis que amenazaba 450 puestos de trabajo, marcan un rumbo de salida para todo el movimiento obrero. Ese es el camino, no el paro de los días feriados que propone Fernández, favoreciendo a las patronales que se ahorran el servicio.

Para quebrar la ofensiva de Macri, el FMI y los gobernadores contra todos los trabajadores necesitamos un paro activo de 36hs, e impulsar con todo el paro del 30 en la UTA y en todo el movimiento obrero.

Compartir

Comentarios