fbnoscript
9 de mayo de 2019

Crece el movimiento en el Hospital Garrahan

Por Alejandro Lipco
Delegado en la Junta Interna de ATE Hospital Garrahan

El miércoles 8/5 tuvo lugar una asamblea de más de 200 compañeras y compañeros en el hall de ingreso de personal del Hospital Garrahan. Fue un nuevo paso en el plan de lucha que se viene desarrollando por el salario. Las principales resoluciones incluyen un paro de dos horas con movilización alrededor del hospital el próximo miércoles 15; una “caravana por el salario”, para recorrer los servicios convocando el martes 14; y una nueva asamblea el jueves 15, de modo de continuar con un plan de acción creciente.

La asamblea fue convocada conjuntamente por la Junta Interna de ATE, la Asociación de Profesionales y un sector autoconvocado. Expresó en su composición las distintas realidades salariales que atraviesa el Hospital. Por un lado, las categorías más bajas, que sufren el mazazo inflacionario con salarios que en muchos casos orillan la línea de pobreza ($28.330,40 según la Dirección General de Estadística y Censos de la Ciudad de Buenos Aires para marzo de 2019). En este cuadro, el bochornoso acuerdo entre UPCN y Macri a nivel nacional de “recomposición” de un 3% del salario desató un extendido repudio, y se generó un movimiento de rechazo que incluyó asambleas por sectores, concentraciones frente a la dirección y una importante participación activa en el paro del 30 de abril.

Por otro lado, tuvo lugar una nueva confiscación a quienes tributan la cuarta categoría del impuesto a las ganancias, por un “recálculo” que supone pagos retroactivos y un incremento a la carga de este tributo. Así, muchos profesionales afectados por esta situación, especialmente médicos/as asistentes, tuvieron asambleas y se están sumando activamente. Profesionales médicos del hospital pediátrico más importante del país denunciaron crudamente el derrumbe de sus salarios en el último período.

Nuestra agrupación Naranja defendió en la asamblea la necesidad de desarrollar esta lucha en forma creciente hasta obtener los objetivos, con el método por excelencia de nuestra clase -la asamblea sin distinción de afiliación-. Frente a las presiones de la patronal, que intenta dividirnos por distintas vías -sugiriendo arreglos particulares “para que los médicos no se junten con el resto”, o amenazando con represalias-, reivindicamos el reagrupamiento sin importar profesión o tarea. Por eso valoramos el programa reivindicativo que une a quienes están de “este lado del mostrador”: un 25% para compensar lo perdido en 2018 y la actualización mensual según inflación en 2019; salario inicial igual a la canasta familiar ($40000); que las sumas extras pasen a la dedicación funcional; que el hospital se haga cargo de la cuarta categoría. Dijimos que, sin la intervención de los trabajadores, la paritaria 2019, que debería convocarse en breve, es un trámite entre UPCN, Sutecba y la patronal. Pero este año podemos modificarlo, si este movimiento crece. A la vez, destacamos que en el país se está hablando mucho de “puntos y consensos”, pero que había que poner sobre la mesa los puntos que importan a los trabajadores.

Apostamos a que esta lucha crezca. El Consejo de Administración, un quinteto de funcionarios nombrados a dedo por los gobiernos de Nación y Ciudad, debe responder a los trabajadores. Estamos en una lucha que objetivamente se enfrenta al ajuste del FMI y su régimen político, que descargan la crisis sobre los hombros de los y las trabajadores, degradando la salud pública y los salarios y condiciones laborales de quienes la ponen en pie.

 

En esta nota:

Compartir

Comentarios