fbnoscript
23 de mayo de 2019 | #1549

El mandato de las obreras de Textilana

Por Corresponsal

Una masiva asamblea en Textilana-Mauro Sergio acaba de votar la adhesión activa al paro del 29 de mayo, convocado por la CGT.
Con la Comisión Interna al frente, se votó, además, un pliego de reivindicaciones propias: el total respeto al acta acuerdo del 19 de marzo, el pago de los días de enfermedad y el reajuste salarial de acuerdo con el aumento inflacionario.

Junto a esto se resolvió la movilización de la fábrica, con los reclamos propios al frente, el día del paro nacional, junto a los gremios y organizaciones que resuelvan marchar.

Luego del trascendente triunfo salarial de marzo, que con ocho días de paro y bloqueo arrancó un bono de 5.000 pesos, equivalente a un 35% de aumento, la textil más grande de la zona marplatense, con cerca de 500 trabajadoras y trabajadores, entró en una nueva etapa. No sólo por el “oxígeno” en los ingresos salariales, sino en el trato interno con los jefes, que morigeraron ostensiblemente sus actitudes y en el propio ambiente laboral.

La huelga en Textilana sacudió a todo el movimiento obrero de la zona y su influencia se trasladó rápidamente a otra fábrica textil marplatense, que largó un quite de colaboración y acaba de conquistar un incremento generalizado en las categorías.

De todos modos, la patronal de Textilana en estos días viene negando el pago de días por enfermedad de algunas compañeras, despidió sin causa a una obrera de la cercana fábrica Hilamar (de la misma patronal) y se vuelve a sentir el ataque inflacionario al salario.

El movimiento obrero

El paro del 30 de abril, llamado por el Fresimona de Moyano y los K, se sintió muy parcialmente en la zona. Hubo bloqueo de los camioneros en las rutas, una manifestación y cortes menores de la CTA-Godoy en el Instituto Nacional de Rehabilitación Psicofísica del Sur (Inareps) de la ruta 88 y una concentración en la municipalidad organizada por el 21F (camioneros, Luz y Fuerza, Mar del Plata), que se convirtió en masiva al concurrir todo el arco de organizaciones “sociales” y la CTA-Yasky. Allí estuvimos el Polo Obrero y el Partido Obrero planteando una delimitación política, un programa y un plan de lucha. La CGT local, colonizada por Unidad Ciudadana-PJ, no apareció por ningún lado.

Mientras se suceden los anuncios de crisis en varias fábricas y en vastos sectores de la economía, y se agudiza el derrumbe social (con numerosos acampes frente al municipio, actualmente), todo el arco que proclama y negocia “la unidad en octubre” se cuida muy bien de organizar una jornada de paro, mucho menos de poner en pié un plan de lucha para sacar a todo movimiento obrero a la calle con un paro activo. Proponen la unidad sólo para ir individualmente a votar, lejos, en octubre, una candidatura fondomonetarista y por lo tanto antiobrera y antipopular, no al servicio de una lucha colectiva.

Hagamos un paro activo nacional

Nuestro planteo es aprovechar la crisis política mortal que sacude al “hombre de Macri” en la zona, el intendente Arroyo, para imponer la reintegración de los recortes salariales municipales, imponerle a las patronales un bono salarial de emergencia y un freno a los despidos, así como por todas las reivindicaciones.

A una semana del paro dominguero de la CGT, este pronunciamiento de Textilana, votado en asamblea, es un método a seguir para todos los trabajadores ocupados y desocupados de la zona.

Vayamos por eso en cada sindicato, fábrica, escuela y barrio.

Compartir

Comentarios