fbnoscript
13 de junio de 2019

Romina Del Plá visitó a los trabajadores del Expreso Lomas en lucha

Los choferes llevan 90 días de paralización del servicio en defensa de 400 puestos de trabajo.

Los choferes del Expreso Lomas (líneas 165, 243, 112), que operan en la zona sur de la Provincia de Buenos Aires y CABA, llevan más de 90 días de paralización frente al vaciamiento patronal, del servicio en defensa de los 400 puestos de trabajo.

En ese marco, Romina del Plá (candidata del Partido  Obrero en la fórmula presidencial del Frente de Izquierda y secretaria general del Suteba Matanza) visitó el martes 11 a los trabajadores en lucha, acompañada por una nutrida delegación de compañeros de la Coordinadora Sindical Clasista-PO de zona sur conformada por ferroviarios, docentes, gráficos, estatales, portuarios e integrantes del Polo Obrero, entre otros.

La asamblea escuchó atentamente y saludó varias veces con entusiasmo el apoyo y la solidaridad que transmitió la delegación. Se les acercó al conjunto de los choferes el proyecto de declaración presentado por el diputado provincial del PO-FIT Guillermo Kane en la Legislatura Bonaerense, y surgió la propuesta de presentar en la misma línea un proyecto en el Congreso Nacional. Del Plá denunció que el parlamento, hoy paralizado por conveniencias electorales, está ocupado en garantizar los grandes negociados del capital financiero y las patronales tanto como la Legislatura bonaerense, señalando que los diputados tanto oficialistas como “opositores” de los partidos patronales dan la espalda a las luchas obreras y a los problemas del pueblo trabajador como la inflación, la recesión, los despidos, las suspensiones y el cierre de empresas. Sin embargo, propuso la iniciativa señalando que la banca que ocupa está a disposición de las luchas y en ese sentido el proyecto ayudaría a difundir el conflicto, darle una mayor proyección y visibilización. La diputada también expuso sobre el proyecto sobre seguridad de los trabajadores de UTA presentado por su banca tras el asesinato de Leandro Alcaraz.

Del Plá destacó las implicancias de la lucha de los choferes, señalando que no se trata solo de la defensa de la fuente laboral. Está en juego la supervivencia del servicio que, como los trabajadores denuncian, afecta a más de 50.000 usuarios, en su mayoría trabajadores. A su vez, barrios enteros han quedado aislados, sin medios públicos alternativos.

La lucha sigue

El estado es responsable en gran medida de la situación actual. El endeudamiento millonario y el despilfarro de los subsidios nunca controlados llevó a la situación de quebranto actual y la convocatoria a un concurso de acreedores. Los trabajadores denuncian que de 139 unidades solo tres estaban en condiciones de operar el servicio, según un informe oficial de la CNRT.

Los choferes realizaron varias movilizaciones a Tribunales de Lomas y al Ministerio de Transporte, recolectaron más de 58.000 firmas de los usuarios y vecinos y participaron activamente de los paros del 30A y 29M. Vienen de arrancar el pago del sueldo del mes de abril. Está planteada una nueva movilización al Ministerio de Transporte, una campaña de difusión con afiches y un festival.

Los trabajadores manifestaron que hay gestiones orientadas a la conformación de una UTE (unión transitoria de empresas) para implementar un servicio de emergencia con colectivos aportados por varias empresas a cambio de recibir los subsidios de acuerdo a recaudación y kilometraje. Una salida transitoria que ayudaría a retomar el servicio y garantizar el cobro de los salarios mientras se resuelve la cuestión de fondo.

En la lucha del Expreso Lomas contra el vaciamiento patronal se expresa una vez más la batalla entre Mercedes Benz-La Nueva Metropol y Dota-Agrale. La disputa entre estos dos monopolios por apoderarse del recorrido y del negocio de los subsidios y tarifazos es una constante traba para la resolución del conflicto. Tres jueces interventores fueron recusados por la presión de las patronales.

Por otra parte, la UTA, en lo que va del conflicto no impulsó ninguna acción de solidaridad ni mucho menos de lucha. La dirección sindical oficialista está alineada con Mercedes. La fracción opositora, surgida del riñón de la burocracia, responde a Dota. Ninguna apoya a los trabajadores. Más que nunca se impone como conclusión la necesidad de la organización de los trabajadores con independencia de las patronales, la burocracia sindical y el Estado.

Desde el Partido Obrero ratificamos nuestro apoyo incondicional a los choferes del Expreso Lomas. Ponemos nuestras bancas y nuestra capacidad militante al servicio de esta lucha. Reclamamos a la UTA un inmediato plenario de delegados que resuelva medidas de apoyo y un plan de lucha en defensa de la fuente laboral. Por las 400 familias trabajadoras, para recuperar el servicio de 50.000 usuarios y contra el aislamiento de barrios enteros. Por un paro activo de 36 horas camino a la huelga general, para derrotar el régimen hambreador del FMI.

Compartir

Comentarios