fbnoscript
18 de junio de 2019

Continúa la lucha de los obreros del Ingenio Santa Bárbara

Mantienen el corte en la ruta 38, demandando que se garantice el inicio de la zafra 2019.

Los trabajadores del Ingenio Santa Bárbara mantienen un corte en la ruta 38, a la altura de la localidad de Aguilares (Tucumán). La medida forma parte de un plan de lucha que llevan desde el año pasado, cuando la patronal comunicó que no tenía recursos para garantizar la molienda venidera. En el 2018, la misma duró solo dos meses, cuando la mayoría de los ingenios molieron cuatro meses y algunos hasta cinco; es importante recordar que la mayoría de los trabajadores son temporarios, es decir que solo cobran durante la zafra.

 

Desde ese momento se ha tratado, con diversas mentiras, de aplacar la bronca obrera. Pero no hay respuestas concretas ante el reclamo obrero: que se concrete la venta a un nuevo comprador y se inicie la zafra.

El panorama azucarero provincial es incierto. Hay una demora en el inicio por diversos conflictos. El Ingenio San Juan solo dio un adelanto de deudas del año pasado y no garantiza las tareas de alistamiento; el Concepción atrasó el pago de quincenas y avanzó con despidos.

De conjunto, solo nueve de las quince fábricas que funcionan en la provincia han comenzado el proceso. Esta situación ya envalentonó a las patronales de cara a las paritarias: amparados en los bajos precios del azúcar y de los biocombustibles, pretenden otorgar aumentos por debajo de inflación.  El Ingenio Aguilares (cercano geográficamente al Santa Bárbara) suspendió por 15 días a todo su personal, para presionar a los cañeros a que acepten un precio menor por la materia prima; la extorsión es clara: en la medida que el Ingenio Santa Bárbara no muela, no tendrán donde llevar la caña, o se tendrán que hacer cargo de los mayores costos de transporte. 

 

Los trabajadores del Santa Bárbara han ido sacando sus propias conclusiones. Han endurecido el corte y ya se discute coordinar una acción central junto a otros ingenios en conflicto como el San Juan de la localidad Banda del Rio Salí. El apoyo de las esposas de los trabajadores y sus familias sigue firme. Han sostenido las acciones junto a los compañeros y garantizado la olla popular. Extender el conflicto desmoraliza a los compañeros: es necesario radicalizar las medidas para imponer un triunfo, el tiempo es oro. Es también crucial rodear de solidaridad esta lucha.

Es hora de que las gremiales azucareras FOTIA y FEIA convoquen a un plenario de delegados de base para discutir un plan de lucha, en apoyo a los compañeros y para arrancar un aumento salarial que compense lo perdido en 2018 y garantice un salario igual a la canasta familiar. Mientras la reelección del gobernador Juan Luis Manzur ha envalentonado a las patronales, los trabajadores solo deben confiar en sus propias fuerzas para salir adelante.

Desde el Partido Obrero, junto a trabajadores de otros ingenios, nos hicimos presentes en el corte para llevar la solidaridad incondicional.

Si ganan los obreros azucareros ganamos todos.
 

Compartir

Comentarios