fbnoscript
26 de junio de 2019

Reincorporación ya de los tercerizados del Ferrocaril Roca

Que la empresa MCM y Trenes Argentinos respeten los fallos de reinstalación.

Este lunes, los delegados de MCM –que fueron despedidos el pasado 22 de febrero, inmediatamente después de la elección convocada por el Sindicato de Vigilancia de la CTA- se presentaron en las dependencias de esta tercerizada en el Ferrocarril Roca para tomar servicio.

En el último mes, la Justicia emitió varios fallos ordenando a la tercerizada MCM la reinstalación en sus puestos de trabajo de los compañeros Leandro Alarcón, Pablo Martín Siffer, Gabriel Molina, José Alberto Miotti y Ariel Chávez, cinco de los seis delegados. Se esperan resoluciones en el mismo sentido para  el delegado Santa Cruz y para cuatro activistas.

Sin embargo, una vez más, MCM hizo gala de impunidad, negándose a darles tarea a los trabajadores.

Los compañeros fueron acompañados por Jorge Hospital, de la Lista Gris ferroviaria,  Omar López, despedido de planta permanente, y miembros del sindicato de vigiladores de la CTA Yasky. La llegada de los despedidos fue recibida con aplausos y abrazos del personal en servicio.

Tercerización y lucha

Trenes Argentinos pretende imponer el ajuste del FMI, Macri y los gobernadores por la vía de la tercerización y los despidos. La tercerización es una violación del convenio colectivo ferroviario sobre una especialidad donde la contratista MCM avanza desplazando a personal de planta. Sin embargo, la conducción de la Unión Ferroviaria y la Lista Verde del Roca miran para otro lado y no se han pronunciado en momento alguno frente a estos despidos. Los herederos de Pedraza tienen una larga y sangrienta historia de complicidad con los despidos, la precarización laboral y la tercerización en los ferrocarriles.

Los fallos de reinstalación son un triunfo de la movilización de los despedidos, que han dado muestras de combatividad y convicción en defender sus puestos de trabajo y empeño en la organización de sus compañeros, aun bajo la presión insoportable de una jefatura arbitraria y denunciada, incluso, por atropellos y abusos contra personal femenino.

Por una gran campaña

La negativa de MCM a dar tareas quedó registrado por una escribana, lo que dará pie para la aplicación judicial de una multa diaria a la empresa por incumplimiento de los fallos. La acción debería alcanzar a Trenes Argentinos, responsable también de los incumplimientos de su contratada.

Pero la acción judicial debe estar acompañada de la movilización de los trabajadores. De parte del Sindicato de Vigiladores y de la CTA, no ha surgido iniciativa alguna de lucha desde que se inició el conflicto. Más bien, enfriaron toda iniciativa de lucha de los trabajadores detrás de la zanahoria de un recambio político en octubre. En sendas asambleas, la Lista Gris reclamó medidas de fuerza de los sindicatos de seguridad nucleados en ambas CTA y en la CGT, sin obtener respuesta de los dirigentes de las centrales en presencia.

Para nosotros, hace falta una gran campaña de denuncia y solidaridad. Es necesario un fondo de lucha y sostenimiento de los compañeros y sus familias. Esta lucha no puede ser quebrada por el hambre y la necesidad. Toda iniciativa debe apuntar a un reagrupamiento de los compañeros para preparar acciones gremiales que obliguen a MCM a cumplir con los fallos judiciales.

Vamos, compañeros. ¡A esta lucha la podemos ganar! ¡Basta de discriminación! ¡Respeto de los derechos laborales y de organización sindical! ¡Unidad de los trabajadores! ¡Basta de tercerización y precarización laboral! ¡Todos a planta!

Compartir

Comentarios