fbnoscript
27 de junio de 2019 | #1554

ATE, en las listas de la patronal

Solo la Multicolor defiende un sindicato independiente

“Ni de los gobiernos ni de los patrones” es un clásico lema de la lista Verde en ATE y la CTA. Sin embargo, el cierre de las listas para las PASO vuelve a confirmar una histórica denuncia de la oposición clasista: se trata de una farsa. Actualmente, la lista Verde se encuentra dividida en tres fracciones como consecuencia del largo derrotero que en su momento se llevó puesta a la CTA. Así, la Verde de Hugo “Cachorro” Godoy compite por la dirección de ATE con la Verde-Blanca de Daniel Catalano; también se presenta la Verde-Púrpura de Pablo Micheli. Las tres listas participan activamente del armado del Frente “Todos” con el PJ, el kirchnerismo y la casi totalidad de la burocracia sindical. Por caso, Víctor de Gennaro, histórico dirigente de la Verde, va como candidato a intendente en las PASO pejotistas de Lanús. Oscar de Isasi, secretario general de ATE PBA, es candidato a senador provincial por una de las listas que compiten en la interna platense. Catalano y Micheli compartieron la foto “sindical” junto a CFK, Alberto Fernández y Moyano. La presencia de integrantes de las tres fracciones burocráticas de ATE en las listas pejotistas se replica a lo largo y ancho de todo el país.

Antecedentes y perspectivas

Este entrelazamiento con la política patronal no es, estrictamente, una novedad. Recientemente, la Verde subió al palco de una movilización a Felipe Solá, responsable político de los crímenes del Puente Pueyrredón. El candidato a adjunto, Rodolfo Aguiar, hizo campaña abierta por la lista de Alberto Weretilnek, el gobernador rionegrino. La Verde y Blanca, por su parte, defiende incondicionalmente al kirchnerismo, con su tendal de precarización laboral y salarios de miseria para los estatales. Antes, el derrotero histórico de la Verde que todas las fracciones reivindican es el del “grupo de los 8” (una fracción del PJ) y el de diversos engendros centroizquierdistas, incluida la formación de la Alianza. Este breve panorama alcanza para impugnar como hipócrita la pretensión de “independencia de los partidos y los gobiernos”. Ha ocurrido lo contrario. Y las consecuencias son graves por muchos motivos. En primer lugar, porque el empalme con la política capitalista por parte de los dirigentes de un sindicato desnaturaliza la función elemental que debería tener un gremio: defender incondicionalmente los intereses de los trabajadores y trabajadoras. En este caso, además, los partidos con los cuales las verdes de ATE se encolumnan son directamente la patronal de sus afiliados en gobernaciones, municipios y eventualmente la Nación. Se vulnera el principio número uno que debería cumplir un sindicato: la independencia de la patronal. Por último, es preciso denunciar la política concreta que impulsa el Frente “Todos”, tal cual anuncian a viva voz Alberto Fernández o sus economistas estrella, como Emmanuel Alvarez Agis: acuerdo con el Fondo, congelamiento de salarios, devaluación y subsidios al capital. A la vez, sacrificar las reivindicaciones urgentes de la mujer trabajadora, como el derecho al aborto, en el altar de la unión con las iglesias.

Vamos con la Multicolor

La chicana de que somos “de un partido [Obrero] y del FIT Unidad” la asumimos con orgullo. Todas las listas en ATE participan también “en política”; algunas en las listas de la patronal y nosotros, la Multicolor, en la vereda incondicional de la clase obrera. Para las elecciones de ATE, que serán el 7 de agosto, llamamos la atención a los afiliados y las afiliadas acerca de que la única forma de mantener la independencia del sindicato respecto del poder de turno -condición para pelear por las reivindicaciones sin ataduras- es votando por la Multicolor.

En esta nota:

Compartir

Comentarios