fbnoscript
27 de junio de 2019

Primera reincorporación en Siam: un paso adelante

Volvió a su puesto Alejandra Vercellino, una de las voceras de la lucha iniciada el año pasado contra los despidos.

La compañera Alejandra Vercellino de la planta metalúrgica Siam, fue reincorporada esta semana, poco antes de cumplirse los ocho meses desde su despido, y luego de que la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo ratificase la sentencia del Juzgado Nacional Laboral N°41 en este sentido. Se trata de un paso adelante que refuerza el reclamo por la reincorporación del resto de los compañeros.

El conflicto se inició en noviembre del año pasado con el despido de una veintena de trabajadores. La planta no contaba con delegados en ese momento, porque había sido intervenida por la seccional UOM Avellaneda un año antes. Esto fue clave para la empresa, ya que le allanó el camino para implementar un plan de achique que incluyó el despido masivo de contratados y un “retiro voluntario” de efectivos. El resultado fue un duro golpe: 165 trabajadores menos durante ese período. No obstante, no cesó nunca la tenaz resistencia del colectivo obrero. Alejandra Vercellino, junto a Luciano Flores -el otro vocero destacado del conflicto, que también mantiene el reclamo por la reincorporación- habían integrado junto a otros trabajadores la “Comisión de representantes de la asamblea” en instancias de un conflicto que logró en su momento la reincorporación de un despedido. Sacarse de encima al activismo que encabezaba la resistencia a este ataque fue el motivo de fondo del conflicto de noviembre, que derivó en un paro de 72 horas y un acampe posterior que solo pudo ser quebrado con la represión policial.

La UOM aisló en todo momento el conflicto. No convocó nunca al plenario de delegados de zona sur, no propuso alguna medida de solidaridad ni de lucha de gremio y realizó asambleas de fábrica solo con los trabajadores no despedidos -en donde agitaba, macartismo mediante, el fantasma del cierre de empresa en caso de profundizar la lucha. Miles de puestos de trabajo se perdieron en el gremio sin que mediara ninguna acción de lucha de conjunto en los últimos años. Siam refleja el accionar de una dirección sindical pusilánime para enfrentar la ofensiva de las patronales, de las cuales es socia política. El apoyo por parte de la UOM a la fórmula Fernández-Fernández, comprometida con el pago de la deuda y la implementación de la reforma laboral, es otro capítulo más de una política antiobrera permanente.

El conflicto de Siam cerró con la reincorporación de siete trabajadores y el despido del resto. Inmediatamente después, con la fábrica golpeada, la seccional convocó las elecciones de delegados que había pospuesto durante más de un año. Un grupo de despedidos inició el reclamo vía judicial. Hoy hay varias cautelares que intiman a la empresa a que reincorpore a los trabajadores. Todas fueron apeladas por Siam. El fallo que reincorpora a Vercellino refuerza estos reclamos.

Desde el Partido Obrero, en el Frente de Izquierda-Unidad, saludamos la reincorporación de la compañera y nos pronunciamos por la inmediata resolución favorable del reclamo del resto de los despedidos, en la perspectiva de fortalecer la organización sindical de la fábrica. A su vez, señalamos la necesidad de un plan de lucha de todo el movimiento obrero, que arranque con un paro activo de 36 horas, camino a la huelga general, para derrotar el régimen del FMI.

Compartir