fbnoscript
13 de julio de 2019

Todo el apoyo a la ocupación de Molinos Minetti

 
En el día de ayer los trabajadores de Molinos Minetti resolvieron ocupar las instalaciones de la fábrica para reclamar el pago de las tres últimas quincenas adeudadas, parte del aguinaldo, y la normalización de una serie de aportes patronales que afectan a la ART, las obras sociales y el seguro de vida. La toma se produce luego de un largo proceso de lucha que incluyó asambleas, retenciones de servicios, cortes, y una importante movilización dirigida al Ministerio de Trabajo el pasado jueves, donde se arrancó el compromiso de pago de las dos quincenas adeudadas para el viernes, compromiso que finalmente fue incumplido.
 
En un cuadro de inflación creciente, tarifazos e impuestazos, la retención salarial constituye una política criminal contra los trabajadores. El problema se agrava ante la parálisis de la producción que lleva al menos dos meses. De esta forma, tras el argumento de una crisis económica, la empresa descarga el ajuste sobre los trabajadores y sienta las bases para proceder a un desmantelamiento de la misma y un eventual cierre de la planta. Sin embargo, nada de esto es novedoso para los trabajadores; la patronal de Minetti lleva años demorando el pago de los salarios, reduciendo la producción, y sin garantizar la obra social y la ART, volviendo la situación insostenible.
 
El accionar patronal, absolutamente ilegal, avanza con la complicidad del Ministerio de Trabajo, quien ha dejado pasar todo tipo de atropellos sin disponer intervención alguna. No es de extrañar, puesto que hablamos del ministerio del gobernador Juan Schiaretti que ha permitido el cierre de al menos dos plantas en lo que va del año y decenas de talleres en toda la provincia, mientras mantiene eximiciones impositivas y subsidios a las grandes empresas.
 
A horas de la ocupación, los trabajadores han recibido el respaldo activo no sólo del conjunto de la izquierda, sino fundamentalmente de importantes delegaciones de compañeros del gremio del Sutna, trabajadores de UTA -que vienen de un paro de 24hs por el salario-, trabajadores del gremio de vitivinícolas y de Luz y Fuerza. Sucede que el camino de las asambleas, el plan de lucha y la ocupación, emprendido por los trabajadores de Minetti se opone por el vértice a la política de parálisis y aislamiento que imponen las burocracias sindicales ante cada conflicto. La conducción de UOMA (Unión Obrera Molinera Argentina) no es la excepción. Luego de darle la espalda durante meses al reclamo en la planta, intervienen con el único propósito de contener la reacción obrera, que despierta una gran simpatía entre los trabajadores en general y la clase obrera industrial en particular.
 
Desde el Partido Obrero y el FIT, prestamos el apoyo incondicional a la lucha librada por los trabajadores de Minetti, y llamamos al conjunto de las y los trabajadores a abrazar esta lucha, para quebrar esta política de ataque a los trabajadores. Exigimos el inmediato pago de los salarios adeudados, el cumplimiento con la totalidad de los aportes patronales. Planteamos la prohibición de despidos y suspensiones y el reparto de las horas de trabajo sin afectar el salario. Ante el desmantelamiento de la empresa, planteamos la inmediata estatización de la fábrica bajo control de los trabajadores, no sólo para preservar las fuentes de trabajo genuinas de los más de 130 trabajadores, sino para defender la producción local en contra la especulación capitalista, que tiene como único fin descargar los costos de la crisis sobre las espaldas del pueblo trabajador. Impulsando a fondo esta lucha, batallamos por una salida de las y los trabajadores y la izquierda.
 

En esta nota:

Compartir

Comentarios