fbnoscript
25 de julio de 2019 | #1558

La defensa del salario en tiempos de crisis capitalista

Asamblea del Sutna por la paritaria
La defensa del salario en tiempos de crisis capitalista

La defensa de la asamblea de trabajadores es una clave del proceso de organización en el Sutna

El martes último se realizó una nueva asamblea de trabajadores de todo el gremio del Neumático donde, por el voto masivo de los trabajadores, se resolvió favorablemente la propuesta alcanzada en la Secretaría de Trabajo. Este acuerdo salarial establece una recuperación respecto de la inflación y un aumento, tomando en cuenta las proyecciones inflacionarias del próximo período hasta octubre. Tomando desde el mes de julio del año pasado hasta octubre de este año, el aumento empataría la inflación calculada en un 67%. El comunicado publicado por el Sutna señala: “los nuevos tramos son de 10% en julio, pero sobre el mes de abril (que está incrementado un 38% con respecto a julio 2018), para luego pasar a ser un 21% de aumento en septiembre sobre abril. Supongamos que la hora de julio 2018 era de 100 pesos, en abril 2019 pasó a 138 pesos, un 38%  de aumento, y en julio pasó a 151,8 pesos, un 51,8%; y finalmente, en septiembre pasaría a 167 pesos. O sea, un total de 67% de aumento”.

Teniendo en cuenta las paritarias previas conquistadas, en el Neumático se ha superado holgadamente el aumento del costo de vida. Esta situación es un verdadero contraste con los gremios comandados por la burocracia sindical, que han entregado sistemáticamente el poder adquisitivo de los trabajadores, flexibilizado convenios y permitido miles de despidos.

Estamos en presencia de una paritaria particular. La situación de “estado de lucha permanente” en el gremio del Neumático muestra por un lado, la disposición a la defensa de los intereses de los trabajadores por parte del Sutna y, al mismo tiempo, el desarrollo de la crisis capitalista en la Argentina y las contradicciones que enfrentan las patronales nacionales y multinacionales. Este año comenzó con la amenaza de la patronal de Fate de proceder a quinientos despidos y un plan de flexibilidad generalizada sobre la base del pedido del recurso preventivo de crisis. Si esta patronal lograba imponerse, rápidamente las demás se disponían a seguir este camino. La avanzada patronal se topó con la movilización masiva de los trabajadores que luego de meses de lucha lograron hacerla retroceder. Luego de una extensa lucha, los compañeros defendieron los puestos de trabajo y las condiciones laborales en la fábrica. Al mismo tiempo, el gobierno le otorgó a la patronal de Aluar-Fate la exención de aportes patronales, que continúa hasta el mes de diciembre.

Esta lucha fue un botón de muestra de las intenciones más generales de la clase capitalista. La política de imponer una fuerte flexibilidad en los convenios colectivos, y hacerlo a través de un “pacto nacional”, es decir, un pacto entre los sindicatos, el gobierno y las patronales, tuvo su laboratorio fallido en el Neumático. El Sutna rechazó de plano el PPC (procedimiento preventivo de crisis), demostrando que el “costo” que representan los salarios es una porción menor respecto de los costos patronales y del Estado. El eje de esta lucha, “la crisis no la van a pagar los trabajadores”, guió la comprensión de clase de todo este proceso y de la lucha por la defensa del poder adquisitivo en todo el desarrollo de la lucha por el salario. Cada movilización del Sutna fue acompañada masivamente por los compañeros del Polo Obrero y la Coordinadora Sindical Clasista, junto a las representaciones combativas del movimiento obrero. 

El rol nefasto de la Violeta

La vieja dirección de Pedro Wasiejko realizó una campaña llamando a los trabajadores del neumático a rechazar la propuesta de acuerdo salarial. Entre otras mentiras absurdas señalan que se tratarían de acuerdos “ruinosos” donde se habría retrocedido salarialmente, ya no en esta, sino en los anteriores acuerdos. También hablan de una connivencia de la actual dirección del Sutna con Macri y las patronales. La Violeta ha tenido que recurrir a la difamación y a la mentira frente a la proximidad de las elecciones nacionales del gremio. Tal nivel de infamias refleja el estado de retroceso de una burocracia que sin los recursos de las patronales y el Estado continúa su camino a la desaparición. Su boicot a la asamblea no tuvo ninguna incidencia, siendo esta una asamblea masiva. La Violeta sólo busca apoyarse en la engañosa polarización política entre las dos variantes patronales que se disputan la elección nacional. Los intereses de los trabajadores han sido defendidos como nunca antes en la historia del gremio, sobre la firme posición de independencia política de la clase obrera que sostiene la dirección del Sutna.

Recordemos que el Sutna dirigido por Wasiejko dejaba pasar despidos permanentes, se produjeron fuertes retrocesos en las condiciones laborales con un gremio manejado a espaldas de los trabajadores. Esta marginalidad de la burocracia violeta quedó a la vista de todos los trabajadores en la última asamblea general, donde recibieron el repudio masivo de cientos de compañeros presentes. La defensa de la asamblea de trabajadores es una clave del proceso de organización en el Sutna donde la decisión sobre el acuerdo salarial la tienen los trabajadores discutiendo frente a frente, como viene sucediendo desde la recuperación del gremio. El método de la deliberación y decisión obrera colectiva contrasta con los “plebiscitos” fraudulentos que imponía la Violeta en el pasado. Este acuerdo salarial que se coloca en lo más alto de las paritarias del movimiento obrero argentino refuerza a la dirección clasista del Sutna y la organización en las fábricas. 

Una salida de los trabajadores

El desarrollo y la orientación llevados adelante por los luchadores del movimiento obrero empalma con el programa que el Partido Obrero y el Frente de Izquierda-U desarrollan en la presente campaña electoral. El desenvolvimiento de cada justo reclamo de los trabajadores junto con un planteo político estratégico, para que la crisis la paguen los capitalistas y por darle una salida de los trabajadores a la crisis, se presenta como eje central de reagrupamiento de fuerzas. Nos preparamos conscientemente para la próxima etapa de luchas donde aquellos que pretenden dirigir el Estado preparan un nuevo ataque en regla en beneficio del capital financiero, el FMI y las patronales a través de las reformas laboral, previsional e impositiva. Está presente en cada adhesión a la izquierda la lucha política por desprender a los explotados de las variantes políticas patronales que reforzará cada lucha del Sutna y de todos los trabajadores que buscan sacarse de encima a las direcciones sindicales que entregan las conquistas obreras. Al ajuste y los candidatos del FMI los enfrentamos con los trabajadores y la izquierda.

 

Compartir

Comentarios