fbnoscript
12 de septiembre de 2019 | #1564

Repudiamos la represión al Sindicato de Luz y Fuerza Córdoba

En la jornada del viernes 6, más de 300 compañeros de Luz y Fuerza se movilizaban al edificio de la empresa estatal de energía Epec. La medida que se inició con el abandono de tareas y una concentración en la sede del gremio, levantaba el reclamo de recomposición salarial ya que los trabajadores vienen siendo duramente castigados con arreglos por debajo de la inflación. En 2018, los trabajadores recibieron un aumento del  20% y, peor aún, un 15% en 2019; cuando la inflación ya se calcula en el 55% anual. Se han perdido al menos 50 puntos en los últimos años, una situación insostenible. Los trabajadores también reclaman ante los ataques sistemáticos al convenio dirigidos por el gobierno de Juan Schiaretti con el directorio de la Epec como brazo ejecutor.

La movilización fue recibida con el edificio blindado por la policía y cuerpos especiales. La respuesta represiva no se hizo esperar persiguiendo a los compañeros por las calles céntricas. El saldo fueron doce detenidos, entre ellos Héctor Tosco (hijo del histórico dirigente de Luz y Fuerza) y varios compañeros heridos con balas de goma, entre ellos el secretario general del sindicato, Gabriel Suárez.  Luego de los sucesos el gremio, decretó el paro por la liberación de los detenidos y se desarrollará en las próximas horas una asamblea para discutir los pasos a seguir.

La brutal represión contra los trabajadores de Luz y Fuerza que reclamaban aumento salarial es una señal para todos los estatales que también reclaman la recomposición de sus ingresos en momentos en que se está realizando una confiscación brutal del salario. El gobernador Schiaretti  planteaba que Córdoba estaba “blindada” frente a la crisis nacional. Ahora como excusa menciona la insuficiencia de los fondos provinciales, cuando el presupuesto está organizado para favorecer los intereses capitalistas para los cuales vienen gobernando.

Desde el Partido Obrero repudiamos enérgicamente la represión, manifestamos nuestra mayor solidaridad con las y los trabajadores de Luz y Fuerza, y  planteamos un Congreso de delegados de bases, un paro nacional de 36 horas y un plan de lucha para dar respuesta urgente a la agenda de reclamos obreros y populares.
 

En esta nota:

Compartir

Comentarios