fbnoscript
11 de octubre de 2019

La burocracia entrega la paritaria de los pilotos de Aerolíneas

Por Corresponsal
Agrupación La Pista

En el día de ayer se conoció el acuerdo al que arribó el sindicato de pilotos APLA con el gobierno de Macri por la paritaria de Aerolíneas Argentinas. El acta establece una suma fija del 10% para noviembre, otra de un 15% para diciembre y un 15% de aumento al sueldo básico desde enero. También indica que a partir del 18 de noviembre se reiniciarán las negociaciones por la ronda salarial 2018-2019, es decir ¡por la paritaria que debió cerrarse en septiembre de 2018!

El acuerdo es una entregada por donde se lo mire. En el período octubre 2018 – septiembre 2019 los pilotos sólo recibieron un 23% de aumento, cuando la inflación fue del 55%. El nuevo 15% acordado, para recomponer el atraso, debió haber sido al menos retroactivo al periodo paritario que se estaba cerrando, pero se pateó para bien entrada la paritaria siguiente. Esto es grave, porque ya predispone a la baja la paritaria que viene. Con todo, el 23% más el 15% nuevo está todavía un 17% por debajo de la inflación pasada.

El resto de los trabajadores de Aerolíneas están incluso peor que los pilotos, ya que ni siquiera les corre por ahora este nuevo acuerdo.

La explicación de por qué un gremio con tanto poder de fuego firma una paritaria tan a la baja es la subordinación política por parte de las burocracias aeronáuticas al PJ y el Frente de Todos. Desde el inicio de la paritaria 2018, en lugar de plantarse e iniciar medidas de fuerza, dejaron correr los ataques del macrismo en nombre del “hay 2019”. Cuando ya había pasado un año del vencimiento de la paritaria, la burocracia amagó con un paro de 48 horas que fue desactivado tras las declaraciones públicas de Alberto Fernández contra el paro y una reunión especial que éste tuvo con la burocracia sindical de APLA. El pacto social debutó contra la paritaria aeronáutica.

La idea que intentan instalar las burocracias aeronáuticas es que hay que esperar a que asuma el nuevo gobierno para que despegue Aerolíneas y que haya una real recomposición salarial. Es un planteo completamente falso, porque mientras Fernández habla de un acuerdo para congelar precios y salarios el mes de octubre empezó con remarcaciones de un 15% promedio en productos esenciales. En este contexto, un pacto social para postergar las paritarias va contra la posibilidad de una recomposición salarial por lo perdido. No podemos olvidar tampoco que cuando Cristina Kirchner era presidenta atacaba a los trabajadores de Aerolíneas asegurando que sobraba personal y que sus salarios eran exorbitantes.

El accionar de APLA fue completamente inconsulto. No hubo asambleas en los lugares de trabajo ni reuniones de delegados antes de levantar el paro y aceptar el acta. Eso se debe q que nadie hubiera aceptado una entrega salarial de esa magnitud. El resto de los sindicatos de Aerolíneas, como APA y APTA, tampoco convocaron a asambleas ni han realizaron medida de fuerza alguna por la paritaria. 

Para recomponer el valor adquisitivo del salario y defender el convenio colectivo necesitamos un rumbo opuesto: convocar asambleas en todos los lugares de trabajo y un plenario de delegados con mandato de todos los gremios donde se vote un plan de lucha por todos nuestros reclamos.
 

Compartir

Comentarios