fbnoscript
14 de noviembre de 2019

Con la última modificación, los trabajadores de PedidosYa cobrarían $12.500

Enfrentemos la miseria salarial.
Por Corresponsal
Agrupación de Trabajadores de Reparto (ATR)

El pasado viernes 8,  unos 50 repartidores de PedidosYa, afiliados a la Asociación Sindical de Motociclistas Mensajeros y Servicios (Asimm), se concentraron en las puertas de PedidosYa para plantear sus reclamos salariales y otras demandas. 

Como parte de la extrema y creciente precarización a la que se ven sometidos, quienes trabajan en blanco –un sector cada vez más reducido, tras el tendal de despidos en la empresa- no perciben aumento alguno desde 2017.

Así es que un repartidor de bicicleta que trabaja cuatro horas a la noche -por tomar una modalidad común- viene cobrando desde hace dos años la miseria de $10.000. Superexplotación y congelamiento salarial: un verdadero anticipo de la “paz social” que propone Alberto Fernández.

La movilización del viernes 8 era para manifestar el rechazo de los trabajadores a una oferta del 25% hecha días atrás por la empresa –que en el ejemplo consignado supone un ingreso de $12.500-, exigiendo la aplicación de un aumento salarial acorde a la inflación y con los retroactivos correspondientes desde 2017. También por el pase a planta de los monotributistas y contra las sanciones arbitrarias, que son utilizados como excusa para los despidos injustificados. 

Finalmente, y pese a reconocer lo insuficiente del 25%, el sindicato manifestó que aceptaba la oferta. Pero incluso esa modificación salarial, después de tantas maniobras de la empresa, todavía es solo un compromiso, y de aplicarse sería junto con el aguinaldo.

En esta situación, los trabajadores discuten actualmente nuevas movilizaciones, ahora a la Secretaría de Trabajo.

Reforzar la organización

Para negarse durante dos años a aplicar la anterior paritaria del gremio, de 22%, la empresa ha usado como pretexto que la misma no estaba publicada en el Boletín Oficial. Por eso la actual oferta, incluso con su carácter miserable, solo fue posible porque los trabajadores ya se habían manifestado previamente, el pasado 25 de octubre. Estas medidas de lucha se integran así a la importante experiencia de los repartidores, que tienen en su haber la larga toma de la base central de la empresa (en febrero de este año), y un proceso de asambleas autoconvocadas que arrancaron al sindicato una elección de delegados.

Reforcemos la movilización, planteando que la negociación salarial debe partir de un piso del 47% (el 25% ofrecido + el 22% que no se aplicó en el pasado).

Es necesario reconstruir las asambleas de todos los trabajadores de reparto y volver a discutir un plan de acción del conjunto del gremio, con la participación activa de los repartidores en blanco y monotributo junto con el cuerpo de delegados, por el salario y las condiciones laborales.
 

Compartir

Comentarios