fbnoscript
18 de noviembre de 2019

Abajo el Preventivo de Crisis en Mondelez

Por Corresponsal

La alimenticia Mondelez Argentina (ex Kraft) presentó ante la Secretaría de Trabajo una solicitud para iniciar un Procedimiento Preventivo de Crisis (PPC), que habilita a las empresas a despedir trabajadores con una indemnización reducida y a modificar las condiciones de trabajo. La patronal pidió además la convalidación para suspender a 500 trabajadores/as en sus plantas de Victoria y  Pacheco, desde el 1 de diciembre de 2019 hasta el 1 de junio de 2020.

Aprovechando el escenario recesivo, Mondelez intenta imponer una flexibilización del convenio y avanzar contra los puestos de trabajo, aduciendo una crisis que no ha podido comprobar. Esta empresa estadounidense, que tiene más de 100.000 empleados en distintos países produciendo snacks, galletitas, chocolates y golosinas de las marcas más conocidas, tomó nota también de la definición del nuevo gobierno de Alberto Fernández, que acordó con los empresarios que se discuta gremio por gremio una modificación de los convenios colectivos en el sentido de la reforma laboral que reclaman las cámaras patronales y el FMI.

Estos ataques tienen el camino allanado por el pacto social que se está poniendo en marcha con la burocracia de la CGT y la CTA. El propio Rodolfo Daer, el secretario general del sindicato de la Alimentación (STIA), se declaró partidario de “adaptar los convenios colectivos a los tiempos tecnológicos que vivimos”, en coincidencia con el ‘Plan Productivo 20-23’ que impulsa la Unión Industrial Argentina (UIA).

Al contrario de este aval a la ofensiva patronal, el STIA tiene que convocar asambleas de todos los turnos en las plantas de Pacheco y Victoria para votar un plan de lucha en rechazo al Preventivo de Crisis, y un plenario de delegados de todo el gremio para dar una respuesta de conjunto al ataque en Mondelez. Ante la baja de la producción, es necesario pelear para que se distribuyan las horas de trabajo sin afectar el salario.

El ejemplo para enfrentar esta ofensiva de la patronal lo muestran los papeleros de Kimberly Clarck en Bernal, ocupando la fábrica en defensa de los puestos de trabajo, como antes lo hicieron los trabajadores del neumático, derrotando el Preventivo de Crisis en Fate con un plan de lucha tenaz.

Compartir

Comentarios