fbnoscript
29 de noviembre de 2019

Las patronales del sector financiero privado anunciaron 1000 cesantías

Despidos masivos en bancarios plantean la necesidad de un plan de lucha para frenarlos
Por Corresponsal
Tribuna Bancaria

Varios bancos privados de capitales nacionales y extranjeros anunciaron centenares de despidos en las últimas semanas por “reestructuración”, en función del “avance tecnológico” y de “las nuevas métricas de productividad”, según justifican las patronales que la vienen “juntando en pala” desde hace años. El ICBC anunció 100 despidos; el Santander, 500; el Galicia, 200; el Macro, 30 y el HSBC el cierre de 7 sucursales y decenas de despidos en distintos puntos del país.

Esta embestida contra los puestos de trabajo busca instalar la polifuncionalidad de tareas, el incumplimiento del convenio colectivo de trabajo y es un intento de imponer la tercerización de áreas completas como las de cobranzas, retenciones, sistemas, ventas y maestranza, entre otras.

Los despidos no están vinculados con ninguna baja de beneficios de la banca privada en nuestro país. En el primer trimestre del 2019, las ganancias de ese sector llegaron a los $53.500 millones (un 45% de suba interanual), “la cifra más alta en cinco años en relación con sus activos” (Bloomberg, 24/5).

Esto, en primer lugar, es el resultado de la timba financiera dispensada a los bancos por el gobierno nacional. “La rentabilidad está en gran parte explicada por el diferencial entre los rendimientos que perciben los bancos por sus tenencias en Leliq y la tasa que pagan por sus depósitos” (ídem). Además, el negocio cambiario dio como resultado un aumento de sus activos financieros de casi el 12 por ciento.

El objetivo de las patronales bancarias va en sintonía con el intento de modificación de nuestras condiciones de trabajo y del convenio colectivo -al igual que los del resto de los trabajadores-, con la puesta en marcha del Pacto Social impulsado por Alberto Fernández.

Es un proyecto político del cual es promotora la dirección de nuestro sindicato, que lo avala al igual que el conjunto de la burocracia sindical de todos los colores.

Hasta ahora, frente a los despidos que se produjeron y a los anunciados por las patronales, La Bancaria solo ha decretado medidas que no le mueven el amperímetro a los bancos -asambleas en las entidades afectadas- y las empresas siguen adelante con sus planes flexibilizadores y de despidos masivos. Y desvía los objetivos patronales de precarización, tercerización y flexibilización laboral, acusándolas de ser “desestabilizadoras” del próximo gobierno.

Desde Tribuna Bancaria consideramos de vital importancia poner en pie asambleas en todos los bancos con mandato para discutir un plan de lucha que enfrente los despidos y en defensa de nuestras condiciones de trabajo.

-       Rechacemos el plan de reestructuración y reducción de personal. Por la reincorporación de todos los compañeros despedidos.

-       Vamos por un plenario general del gremio que ponga en pie un plan de lucha.

-       Rechacemos cualquier intento de reforma laboral contra nuestras condiciones de trabajo.

Compartir

Comentarios

TOOLBAR