fbnoscript
16 de enero de 2020

En Neuquén discuten una reforma antijubilatoria

El actual administrador del ISSN (Instituto de Seguridad Social de Neuquén), Néstor Martín, acaba de convocar a los sindicatos estatales a una mesa de trabajo para debatir medidas que den sustentabilidad a la caja jubilatoria, bajo la excusa del carácter deficitario de la misma.

El déficit señalado proviene de las deudas por aportes de los trabajadores, cuyos montos son descontados y luego retenidos por la Provincia, y contribuciones patronales que el Estado no ingresa a tiempo al ISSN. Estamos ante un vaciamiento deliberado y no un simple déficit.

El “blindaje”

El ISSN, como caja previsional de los empleados del Estado neuquino, es una de las pocas cajas que no pudo ser transferida a Nación, ni ser totalmente “armonizada” a las normas de la Anses. Soportó con grandes luchas el embate de los 90 bajo el menemismo, las políticas de “armonización” de cajas provinciales del período “K” y las reformas antijubilatorias del macrismo.

En el marco de las reformas impulsadas en el Congreso de la Nación a fines de 2017, y pasadas las elecciones nacionales de ese año, el MPN impulsó en la Legislatura una ley que llamó de “blindaje” del ISSN aprobada el 22 de noviembre de ese año, la que “prohíbe el traspaso del Instituto de Seguridad Social del Neuquén al régimen nacional, como así también cualquier modificación que signifique pérdida o disminución de las condiciones jubilatorias establecidas en el régimen de la Provincia”.

Que se trató solo de un acto para la tribuna lo demuestra que quien presidía las sesiones en la Legislatura neuquina, la diputada Alma “Chani” Sapag, tras asumir como diputada nacional, votó un mes más tarde la reforma antijubilatoria impulsada por Cambiemos en diciembre de 2017.

Un año después, el MPN en alianza con Cambiemos votó en el Concejo Deliberante de Neuquén, a fuerza de palos y gases, otra reforma antijubilatoria: esta vez contra los intereses de los trabajadores municipales. Fue en el marco de estos debates que nuestra compañera Patricia Jure, como concejal, expresó el rechazo de las trabajadoras y los trabajadores, por lo que fue denunciada penalmente por Cambiemos y el MPN, causa que cayó, a fines del año pasado, por inexistencia de fundamentos. 

En aquel momento, Jure señaló que el proceso de armonización ya se venía produciendo y que se estaba violando los valores de los haberes jubilatorios con la aplicación de fórmulas de promedios de la masa salarial, y manifestó que “en ningún lado, este Despacho prohíbe la armonización. Dice que prohíbe el traspaso del Instituto, o sea que la caja la siga manejando el Ejecutivo de la Provincia del Neuquén porque la necesita, insisto, en función de los negociados, del manoteo de los fondos previsionales para desviarlos hacia los negociados de la salud privada.”


El Pacto Social y las reformas

En un comunicado del 6 de enero, la conducción del Frente de Todos en ATEN (TEP) manifestó su oposición a cualquier modificación de “la edad jubilatoria, los aportes de Activxs, el cálculo inicial de haberes, o el aumento de los aportes personales”. Sin embargo, en posteriores declaraciones del secretario general de ATEN, y directivo de CTERA, Marcelo Guagliardo, quedó expedita la vía para que entre lo “discutible” se incluya el cálculo inicial de haberes, las fórmulas de actualización, la fecha de cobro de las actualizaciones respecto a los activos y tantas otras reformas antijubilatorias que el gobierno nacional y los gobiernos provinciales están aplicando.

Por su parte Carlos Quintriqueo, secretario general de ATE y de la CTA Neuquén, limitó la defensa de los derechos previsionales a quienes se jubilan por el régimen de la Administración Central, en un apoyo explícito al aumento de edad jubilatoria, por ejemplo, para los decentes “somos la dependencia que se retira con mayor edad: 55 años para las mujeres y 60 para los hombres. Creemos que no puede correr sobre la espalda de ese régimen el resto de los regímenes […] desde ATE vamos a pelear para sostener el nuestro. Por eso no creemos que nosotros, por lo menos, tengamos que sufrir una modificación en el régimen" (RN 6/1/2020).

La armonización ya se aplica

A través de distintas resoluciones del Consejo de Administración del ISSN, muchas de ellas avaladas por la burocracia sindical, se han introducido reformas que violentan el precepto constitucional neuquino de un haber jubilatorio superior al 80% del salario en actividad. Es lo que sucede al aplicar las formulas sobre el promedio ponderado de los salarios de todos los escalafones de la Administración Pública, lo que actúa como un resero que iguala hacia abajo y que se aparte del concepto de última remuneración.

Este despegue del haber previsional respecto del haber en actividad, ya es un principio de armonización que se aplica hace muchos años, cuestión que hemos denunciado desde siempre ante la pasividad de los consejeros gremiales. En el ISSN ya se ha destruido el criterio que la jubilación es salario.

Como lo ha reclamado una declaración conjunta de Tribuna Docente y Tribuna Estatal de Neuquén, exigimos: que el Estado pague la deuda histórica con el ISSN -valuada en 300 millones de pesos en el año 2001-, producto de la suspensión de las contribuciones patronales durante más de una década; 80% del último salario del trabajador en actividad; salario igual a la canasta familiar; basta de precarización, pase a planta permanente de los precarizados y tercerizados; apertura de todas las cuentas y libros del ISSN para el control de comisiones electas en asambleas por los trabajadores estatales; ninguna reforma a la baja de la ley nº 611.

Necesitamos la convocatoria a asambleas y un plan de lucha para derrotar esta ofensiva.
 

 

En esta nota:

Compartir

Comentarios