fbnoscript
21 de enero de 2020

Docentes: Larreta no cumple el acta acuerdo

Decreta aumento menor a la inflación.
Por Amanda Martín secretaria gremial de Ademys

Aún en pleno receso escolar, el tema del verano para las y los trabajadores de la educación es el salario. La cuota que adeudaba el gobierno de Rodríguez Larreta del salario 2019 se ha convertido en motivo de denuncia y alerta entre la docencia porteña, tras informar un 12,5% a cobrar el 8 de febrero, muy por detrás del porcentaje que debería ser para no seguir perdiendo con la inflación y en línea con el decreto del gobierno nacional de Alberto Fernández.

Ni la cláusula

El 15 de enero, una vez publicado el informe de la Dirección de Estadísticas y Censos del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires que dio 3,5% para el mes de diciembre del 2019 y que a lo largo del año resultó de un 50,6%, se esperaba que se “activara” la cláusula de revisión que el propio macrismo había previsto en el acta de negociación salarial cerrada unilateralmente por este.

La cláusula decía textualmente que “si la inflación real acumulada desde el 1° de febrero hasta el 31 de diciembre del presente ejercicio (2019) publicada en el informe mensual del IPCBA en el mes de enero 2020 superase la pauta de aumento prevista en el presente acta, se efectuará una compensación desde el 1° de enero de 2020”.

Teniendo en cuenta que los docentes recibimos el 29% en cuotas y, ante un agravamiento en los aumentos de precios y la necesidad de las trabajadoras y trabajadores, el reclamo no se hizo esperar y, por ejemplo, desde el sindicato Ademys se solicitó el inmediato retroactivo a enero del 17,8% -que es lo que corresponde a dicha cláusula- más un aumento de emergencia del 30%, junto al llamado a negociación salarial libre.

Sin embargo, como señalamos más arriba, una vez más el gobierno de Larreta y Acuña incumplen su propia propuesta, consagrando otro año más de pérdida salarial, si consideramos que en el año 2018 perdimos un 12% contra la inflación, por mencionar las paritarias recientes.

¿Casualidad? No lo creo

Si pasamos en limpio esta medida de Larreta significa un suma fija de 3.241 pesos para los cargos de hasta 10 años de antigüedad y de 4.085 pesos para los de 22 años por cargo, que no está atada a ninguna cláusula de inflación.

Por su contenido, este aumento va en línea con el bono que otorgó el gobierno nacional para privados y nacionales que quedó reducido a 3.200 pesos para el bolsillo y en cuotas. 

 Vale recordar las insistentes palabras del propio ministro de Educación nacional Nicolás Trotta que quiere meter, en la vuelta de la paritaria nacional, sumas fijas sin cláusulas atadas a la inflación, estableciendo lo que en los hechos es un techo salarial para toda la docencia.

La denominada “hoja de ruta” de orientar todos los recursos a renegociar la deuda externa, arreglar con el FMI consiste también en ajustar jubilaciones, salarios y condicionar las futuras paritarias. Como se ve, de un lado u otro de la mal llamada grieta, la orientación social es la misma: hacer pagar la crisis capitalista a los trabajadores.

Defendamos el salario, por paritarias libres

Aunque suene básico, cualquier reclamo salarial al gobierno de Larreta, e incluso la próxima paritaria nacional, debe ser llevado adelante con total independencia política de los trabajadores respecto al gobierno. Y es la tarea que tenemos por delante, frente a las direcciones sindicales de la CGT y CTA que se han declarado parte del gobierno nacional –recientemente justificando la entrega de los jubilados o el miserable bono- y que en la ciudad posan de “opositores” pero le firman los acuerdos o aceptan pasivamente sin medidas de lucha la rebaja salarial y el ataque a la educación pública.

Para organizar la intervención de las/os trabajadores de la educación en todo el país, luchar por paritarias libres y levantar un programa de defensa integral de la educación pública, laica y gratuita, te invitamos a participar del XII congreso de Tribuna Docente el 15 y 16 de febrero.

Compartir

Comentarios