fbnoscript
7 de febrero de 2020

Córdoba: reincorporan a los trabajadores municipales

Triunfo de la lucha. Ahora vayamos por el salario.

El gobierno municipal de Martín Llaryora finalmente retrocedió con los despidos de 30 contratados y tuvo que reincorporar a todos los compañeros. Es un triunfo de la movilización de los trabajadores, que hemos enfrentado con las asambleas y la movilización la avanzada ajustadora del PJ en la municipalidad. 

Durante los días de conflicto -que se extendieron desde el 23 de enero hasta que se abrió una mesa de diálogo con el Ejecutivo- en todas las reparticiones se desarrollaron asambleas de dos horas por turno y en el Palacio Municipal una agitación con bombos, redoblantes y bocinas, sostenida por delegados y activistas concentrados (aun estando en período de vacaciones). Estas iniciativas recordaron a los transeúntes ocasionales del Palacio 6 de Julio que el Suoem forjó su historia al calor de las protestas. 

Las contradicciones del proceso de lucha

La propuesta realizada por el gobierno municipal planteó una extorsión: “la reincorporación de los contratados a cambio de aceptar sumas no remunerativas hasta el mes de abril”. Cuando este mandato se llevó a votación en las reparticiones implicó un conflicto manifiesto: si se votaba en contra de las sumas no remunerativas, el voto aparecía ligado a la pretensión de no reintegrar a los compañeros; si se votaba a favor de la reincorporación, se avalaba las sumas en negro. En esto consistió la extorsión que pretendió romper la unidad de acción de los trabajadores. 

Finalmente, la propuesta del gobierno se impuso por mayoría, pero fueron muchos los delegados que dejaron constancia del rechazo en sus reparticiones a las sumas no remuerativas. Los votos en contra del acuerdo, a su vez, reflejaron un rechazo al planteo extorsivo del municipio.  

En particular, importa señalar la consideración que hicieron delegados de escuelas, quienes advirtieron que se estaba votando un modo salarial típico de la provincia. En estas reparticiones y en calidad de suplentes participan docentes que tienen cargos en el sistema provincial, quienes señalaron: “así empezaron en la provincia. Primero, pusieron en negro el material didáctico, luego, otros ítems del salario; finalmente conformaron el salario con un enorme monto no remunerativo que hace que los aumentos, aunque parezcan altos, sólo impacten en el básico y sean una miseria en el bolsillo… No dejemos que nos pase lo mismo”.

En este sentido la advertencia de muchos delegados fue que “los trabajadores han indicado que no admitirán en las próximas paritarias  más sumas en negro”, reclamando a la mesa directiva una asamblea general y un plan de lucha que incluya paros para frenar la ofensiva patronal.  

Qué pasa con la paritaria

En el último tramo del año pasado, Llaryora anunció que no podría pagar la cláusula gatillo correspondiente al mes de noviembre –que se cobra con el sueldo de diciembre-, ni la de diciembre –que se cobra con el sueldo de enero- porque “no hay plata en la municipalidad”. La maniobra habilitó una primera “negociación”: el gobierno aceptó cumplir pero pagando la última cuota del acuerdo paritario mediante sumas en negro, que se blanquearían en abril. Sobra decir que desde el inicio de esta gestión el salario tiene varios puntos de estocada. 

La secretaria general del Suoem, Beatriz Biolatto, señaló que “este acuerdo no afecta el salario, porque de bolsillo cobramos lo mismo y las sumas son no remunerativas por un corto período”. No obstante, el dato contrasta con la realidad dado que el cálculo de las bonificaciones y otros ítems salariales se realiza sobre el básico de un trabajador. Los aportes patronales luego destinados a la caja de previsión se calculan sobre el salario bruto en blanco, por lo tanto, la medida favorece al empleador, que realiza un ahorro de aportes patronales y perjudica el dinero que debiera ingresar a la Caja y destinarse al pago de haberes jubilatorios. 

En escasas semanas comenzaremos la negociación por las paritarias 2020. Será indispensable sacar conclusiones sobre esta experiencia: los trabajadores han demostrado estar dispuestos a salir a la calle para enfrentar la ofensiva patronal que pretende establecer salarios a la baja y atacar la estabilidad laboral. Para  defender el  salario habrá que considerar la necesidad de garantizar la cláusula gatillo como resguardo frente a una inflación creciente y  la retroactividad por la inflación de enero y febrero que permita recuperar el poder adquisitivo del salario municipal;  del mismo modo, será indispensable que la lucha incluya  el pase a planta de todos los contratados. 
De lo contrario, estaremos frente a un escenario que habilite achatar el salario y desfinanciar la caja de jubilaciones. 

Desde la Fucsia señalamos el carácter extorsivo de todos los términos que han formado parte de la “mesa de diálogo” planteada por el Ejecutivo municipal  y advertimos sobre un deterioro progresivo del salario si se sigue la política desarrollada por el gobierno de Juan Schiaretti en el ámbito de la provincia, en línea con el mismo ajuste establecido por el  gobierno nacional de Fernández: ambos pretenden priorizar el pago de deudas usurarias y para ello no dudan en valerse de un ajuste sobre los trabajadores activos y pasivos.  Los trabajadores deberemos clarificar estas intencionalidades, organizarnos y establecer un plan que permita defender todas y cada una de las conquistas que hemos forjado en generaciones de lucha.
 

En esta nota:

Compartir

Comentarios