fbnoscript
8 de febrero de 2020

Catamarca: reprimen a despedidos municipales

Más de 300 despidos en la municipalidad de Valle Viejo

El conflicto que desató los despidos masivos en municipios del interior de la provincia ha escalado a una nueva etapa. La decisión de los intendentes pejotistas de Valle Viejo (Susana Zenteno) y Recreo (Luis Polti) de dejar cientos de contratos sin renovación y despedir a todo empleado de planta nombrado durante los últimos 6 meses de la gestión anterior tuvo como resultado más de 500 despedidos en todo la provincia y 360 en Valle Viejo.

Después de varias semanas donde los trabajadores de Valle Viejo llevaron a delante manifestaciones, cortes de calles se abrió una línea de diálogo con el gobierno provincial ya que con el ejecutivo departamental la discusión se había acabado, las negociaciones con el gobernador Jalil terminaron cuando se negaron a dar una solución afirmativa para los más de 300 empleados municipales. La decisión de no dar una respuesta a los trabajadores fue acompañada con la orden de reprimir al acampe que se colocó frente al edificio del municipio. El saldo son 5 trabajadores hospitalizados entre ellos el delegado gremial de ATE y muchos compañeros con impactos de balas de goma y golpes.

La decisión es que el ajuste sea a los trabajadores 

Esta es una postal del camino que tomará el PJ local con las medidas y los reclamos de los trabajadores por sus fuentes de trabajo y sus derechos laborales. Será el camino del desgaste y cuando esto no resulta lo seguirán los palos; esta es la receta ensayada. 

La profundidad de la crisis provincial hace que estemos parados en un polverío y que cada conflicto se desenvuelva con intensidad. El gobierno de Jalil con el amparo de los  Fernández esperan con ansias que la solución llegue de manos de los capitales megamineros, pero esa opción está aún lejos y la situación de miseria y desocupación crece con cada medida que toman. 

Los trabajadores de toda la provincia tienen que deliberar la posibilidad de una medida de fuerza que marque un límite a las medidas de este gobierno  y que sirva para conseguir la reincorporación de todos los despedidos y una inmediata apertura de paritarias. Por ello un paro provincial con asambleas en los lugares de trabajos y movilización a los centros de poder.  
 

En esta nota:

Compartir

Comentarios