fbnoscript
13 de febrero de 2020

Paritaria CABA: la docencia vuelve a las escuelas y Larreta no aumenta el salario docente

Por Amanda Martín secretaria gremial Ademys

Finalizada la mesa de condiciones de trabajo, convocada el mismo día en que se retoman las actividades en las escuelas, el gobierno de la Ciudad, a tono con las reuniones de la paritaria nacional y de provincia de Buenos Aires, no ofreció monto salarial alguno para las y los docentes de CABA. Su explicación fue que Larreta se ha comprometido con el gobierno nacional, en el marco de la negociación de la cooparticipación y sin saber con qué fondos (presupuesto) contará, a no realizar propuesta alguna. Es decir, quedó explícito un pacto entre los diferentes gobiernos de supeditar el salario de los trabajadores, las jubilaciones, al acuerdo con FMI y bonistas.

El reclamo que llevó Ademys a la mesa fue concreto: recomposición salarial de al menos un 40% para que el inicial arranque en $ 40.000 para el cargo de jornada simple o 20 hs cátedra, con indexación mensual por inflación de acuerdo al índice del IPC de Ciudad. Aumento del salario familiar-hoy en 270 pesos-; la absorción del impuesto al salario por parte del gobierno de CABA; las titularizaciones para docentes de varios niveles educativos en completa inestabilidad laboral; la defensa de los concursos y el estatuto docente, entre otros puntos presentado en un pliego de reivindicaciones.

También planteamos el reclamo de las/os capacitadores de la Escuela de Maestrxs -escuela de formación de CABA- que reclaman la actualización salarial de la hora cátedra, la regularización de los contratos, entre otros puntos, Y que están llevando adelante una advertencia de No inicio de las denominadas capacitaciones situadas en el nivel primario que deberían comenzar la semana siguiente.

El resto de las representaciones gremiales presentes se limitó a solicitar de forma vaga reclamos históricos, no hicieron mención a planteos de fondo que están puestos en cuestión en esta paritaria, en el marco de un nuevo gobierno nacional, que son las cláusulas de actualización "gatillo". Los sindicatos "oficialistas" o que se reclaman albertistas, que incluso apoyaron la marcha de las negociaciones con el FMI y el pago de la deuda externa, no han planteado ni en la paritaria nacional ni en otra instancia lo que verdaderamente necesita un docente para vivir. Pero, ¿quién les dio mandato para decidir por la docencia?

Paritarias libres. Asamblea unificada de todo CABA

Esta pulseada es de importancia para todos los trabajadores, por ser la primera gran instancia de lucha salarial y testigo para otros gremios; el gobierno quiere convertir las paritarias en una formalidad, anular la actualización por inflación, no recomponer el salario de lo que ya perdimos (50,6% de inflación en 2019 vs 41% en cuotas hasta febrero que cobramos recientemente). Como parte de la delegación de Ademys, Tribuna Docente refuerza el planteo que ya realizamos públicamente de que las paritarias deben ser una instancia de intervención activa de la docencia, sobre la base de las asambleas de escuelas y una asamblea de toda la docencia de CABA, sin distinción de afiliación, para definir los reclamos y las acciones de lucha para lograrlos. 

La paritaria nacional no puede limitarse a sumas fijas, como es la intención del gobierno nacional y que los sindicatos oficialistas replican, debe responder a las enormes necesidades de la docencia y de la educación pública. 

Volvemos a las escuelas para organizar la lucha por nuestra condiciones de trabajo, sobre la base de defender la completa independencia política de los trabajadores y las organizaciones gremiales, que es la clave para enfrentar la etapa política signada por un pacto entre todos los bloques políticos patronales para pagar la deuda sobre las necesidades más elementales de la población: jubilaciones, salario, pobreza.

Vení a participar del XII Congreso Nacional de Tribuna Docente el 15 y 16 de febrero en la facultad de Ciencias Sociales, UBA, para debatir estos temas y organizarse frente al gobierno de Larreta y los desafíos de todo el movimiento obrero.

Compartir

Comentarios