fbnoscript
17 de febrero de 2020

Hugo Yasky largó campaña para eliminar la “cláusula gatillo”

El XII Congreso Nacional de Tribuna Docente votó campaña por un salario básico nacional de $40000 con actualización automática

Hugo Yasky ha atravesado todos los límites de clase, y se ha lanzado a una campaña frenética para que se le conculque a los trabajadores, especialmente docentes y estatales, la conquista -obtenida con dura lucha- de la cáusula gatillo de actualización frente a la inflación, en un país con casi 54% de inflación en el 2019.

La “claúsula gatillo genera dinámica inflacionaria” (Clarín, 17/2), declaró Yasky, que atribuye falsamente la inflación a los salarios. La política de desindexación de los salarios ha sido asumida por toda la dirección de Ctera y de la CTA de Yasky, y es la postura que Sonia Alesso y Roberto Baradel llevan a la discusión de la paritaria nacional y provinciales.

“El gremialista panqueque” cae en el ridículo

La calificación fue establecida por un medio periodístico de la provincia de Mendoza, no sin fundamentos. Efectivamente, "una paritaria del 25% con cláusula gatillo sería razonable", aseguraba a fines de junio de 2018 Hugo Yasky, secretario general de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA), en plena gestión macrista. Un año y medio después de aquella frase, el ahora también diputado nacional por el Frente de Todos cambió de opinión y cuestionó el mecanismo de actualización salarial atado a la inflación” (El Sol, 17/1).

Para Yasky, "uno de los objetivos claros que tenemos es que debemos recuperar los salarios en un marco que nos permita ir bajando el índice de inflación” (ídem), tratando de condicionar la evolución de los salarios a dicha baja inflacionaria.

Por otra parte, Yasky argumenta que la cláusula gatillo serviría sólo para empatar ante la inflación, cuando lo suyo sería ir por más y ganarle a la carestía. Por esta vía, Yasky y toda la CTA-T están reconociendo que con las cláusulas gatillo que firmaron con Macri y Vidal lo que ocultaron es que se negaron a pelear por un aumento de salarios.

La docencia debe rechazar de plano este ataque patronal

El Congreso Nacional de Tribuna Docente rechazó de plano esta política de la dirección celeste de Ctera, consistente en colocar a la docencia y a la educación pública como el pato de la boda para pagar la deuda externa.

El reciente pago contante y sonante del gobernador Axel Kicillof a los buitres, para solventar la deuda externa de la provincia, fue a costa de no pagar a los docentes bonaerenses el reajuste correspondiente sobre el salario y el aguinaldo de diciembre de 2019, que aún está impago.

El verso de que si defendemos la cláusula gatillo no le ganamos a la inflación sólo es posible si no se lucha por un aumento salarial, que sin cláusula gatillo se desintegra como consecuencia de la devaluación monetaria.

La campaña de Yasky va de la mano, también, de armonizar la jubilación docente, por el déficit que tendrían los regímenes especiales, y porque una jubilación actualizada echaría más leña “al fuego inflacionario”.

El derrape de la dirección celeste de Ctera es irreversible.

Repudiamos la política de Yasky, Alesso y Baradel, y llamamos a toda la docencia a defender la cláusula gatillo, exigir un salario básico de $40.000, la defensa del estatuto docente, de la jubilación y de la educación pública.

 

 

Compartir

Comentarios