fbnoscript
19 de febrero de 2020

Río Turbio no levanta el paro frente a las promesas de Aníbal Fernández

El lunes 17 se llevó a cabo una asamblea de ATE en la mina de YCRT donde se leyeron los reclamos que se le llevaron al nuevo Interventor Aníbal Fernández. Allí se solicitaba inversiones, que se vuelva a unir la mina y la mega usina, convenio, salarios entre otros. En esa reunión en una actitud prepotente el interventor dijo a los compañeros delegados que él se va a encargar de todo: presupuestos, unión económica, reactivación  y seguridad. Se mantuvo un ambiente tenso en dicha reunión, ante la incertidumbre de todos los compañeros.

La asamblea con participación de los compañeros de Punta Loyola dejó al descubierto el alineamiento de la actual conducción con el interventor Fernández, direccionando la asamblea al levantamiento de la medida de fuerza de los trabajadores sostenida hace ya 8 meses por falta de garantías de seguridad ante la inacción del anterior interventor, el macrista Zeydan. 

Los compañeros nos hemos mantenido firmes en el reclamo de la seguridad de interior de mina, ya que hoy no hay responsables sobre la seguridad de todos los compañeros del yacimiento.

La asamblea determinó el no levantamiento de la medida que en reiteradas ocasiones mencionó el secretario general, como también exigir respuestas sobre seguridad, unión económica y discutir sobre un 5° Congreso del Carbón donde las comunidades decidamos y armemos un proyecto sobre el futuro de la cuenca carbonífera, una carboeléctrica estatal con  control de los trabajadores y por lo tanto no vamos a apoyar un proyecto como el de Ianni (FPV) del cual la mayoría de los trabajadores desconocen y desconfían.

La conducción nos pide apoyo al proyecto presentado por la senadora Ianni donde no solamente deja las puertas abiertas a la privatización, sino que los trabajadores no tendríamos injerencia en el Directorio.

A las pocas horas de la asamblea, que sumó al quite de colaboración a todos los sectores de la empresa, se conoció la decisión de la Intervención de enviar telegramas a los 435 contratados en los últimos seis meses de la gestión anterior “para analizar caso por caso” con los despedidos afuera.

El interventor creyó que con vagas promesas iba a manejar la situación, pero no le alcanzó acordar con las dirigencias. La asamblea ha Sido contundente, sobrepasabdo a las conducciones y ha marcado un rumbo claro. Los despidos nos plantean un nuevo desafío. Comienza una experiencia concentrada en la mina de Río Turbio.

                                                                                          

En esta nota:

Compartir

Comentarios