fbnoscript
26 de febrero de 2020

En Chubut no inician las clases

Con un paro provincial de la Asociación Trabajadores de la Educación de Chubut (ATECh) de 72 horas, la docencia no comienza el ciclo lectivo cuyo inicio estaba previsto para el día de hoy, como ya lo habían anticipado las escuelas rurales. Ocurre que a la fecha el gobierno no ha cancelado la totalidad de lo adeudado a nivel salarial, debiendo la tercera cláusula gatillo, mientras los salarios de enero tampoco han sido cancelados y rige el pago escalonado. Por otra parte, las escuelas no se encuentran en condiciones edilicias apropiadas.

La enorme huelga de 17 semanas del 2019 había conquistado el compromiso de pago de lo adeudado. Sin embargo, el gobierno incurre en un nuevo incumplimiento postergando las fechas: del compromiso de pago al 18 de diciembre, al día de hoy, continúa sin cancelar la deuda. Queda claro que en Chubut a las promesas se las lleva el viento.

El gobierno de Mariano Arcioni continúa en un claro ataque a la docencia y a la educación pública. La reciente inauguración de un jardín de infantes, licitado hace cinco años, se realizó sin docentes ni alumnos, bajo un fuerte operativo policial. Arcioni amenazó con "implacables" descuentos por los días no trabajados e incluso con quitarle la personería gremial a la ATECh.

La disconformidad va creciendo y desde las bases docentes se hace cada vez más grande el reclamo de avanzar con un plan de lucha discutido y aprobado por los trabajadores y las trabajadoras. Crecen los mandatos que dan continuidad al paro y retención de servicios, hasta que se cancele todo lo adeudado, así como la necesidad de un tercer plenario provincial de delegados para organizar el plan de lucha. Fueron los plenarios docentes los que en el pasado dieron impulso a acciones de lucha a nivel provincial e incluso plantearon la unidad con el conjunto de los sectores en lucha, como medida clave para el triunfo de las reivindicaciones  del conjunto de los trabajadores afectados.

Es fundamental organizar a la docencia con un plan de lucha hasta conquistar el conjunto de nuestras reivindicaciones. Por un plenario provincial de delegados que tome en sus manos esta tarea. Si Arcioni no puede garantizar el pago de nuestros salarios -mientras cada peso de las regalías petroleras va para el pago de la deuda usuraria y fraudulenta- se tiene que ir por la vía de la movilización popular.

En esta nota:

Compartir

Comentarios