fbnoscript
27 de febrero de 2020 | #1582

Gráficos: se presentó el Frente Naranja-Bordó

La presentación del Frente Naranja-Bordó para las elecciones del 17 de abril constituye una enorme victoria política del clasismo y en especial de la Naranja Gráfica, que impulsó este reagrupamiento.

En el marco de un gremio arrasado por la crisis el Frente Naranja-Bordó ofrece una alternativa al conjunto de los gráficos y reafirma la vigencia del método de la unidad del activismo para encarar la lucha por un programa -la defensa el salario y las paritarias, del convenio, de los puestos de trabajo, de las gestiones obreras, de la obra social y de las jubilaciones- que se contrapone al ajuste solidario que promueve el gobierno. Y ese programa requiere una dirección políticamente independiente de las patronales y su Estado. Esa es la base del Frente.

El gremio gráfico sufrió un promedio de 11 cierres por mes durante el último año. Muchos talleres quedaron reducidos a la mínima expresión. La escala salarial perdió unos 25 puntos y se encuentra por debajo de la línea de pobreza. Esta brutal ofensiva patronal encontró el camino allanado por la parálisis de una dirección -la Verde- que prometió encabezar la “resistencia con aguante” pero nunca convocó a un plenario de delegados o a una asamblea general para discutir un plan de acción.

Su energía se orientó en poner en pie la Corriente Federal, que junto a lo peor de la burocracia sindical cegetista y la Iglesia, aseguraron a Macri cuatro años de tregua, para terminar siendo “parte del gobierno de Alberto Fernández”.

Hoy, la dirección gráfica “milita” el ajuste a los jubilados, la suspensión de las paritarias, el pago de la deuda y la hoja de ruta trazada por el FMI; su tibio discurso nacionalista no oculta el saldo de más de 5.000 despidos y 350 fábricas cerradas. Contribuir a arrancar a los trabajadores de la influencia paralizante del nacionalismo burgués es la gran tarea de esta campaña.

La lista

La Naranja se puso al hombro la inmensa tarea de construir una lista opositora con recorrida por los talleres, visitas al cuerpo de delegados, juntada de avales en puerta de fábricas y en la obra social. El malestar de los trabajadores con la situación actual es indisimulable. Nuestro boletín y nuestros materiales llegaron y siguen llegando a muchísimos talleres. Como producto de este esfuerzo el frente presentó casi 750 avales, recolectados por la Naranja, y más de 80 candidatos, superando holgadamente el requerimiento legal.
Los candidatos de la Naranja en el Frente son la expresión de una corriente presente en el gremio desde hace 36 años. Historia, tradición y vigencia de una orientación de clase. Sebastián Rodríguez, dirigente de la interna de Morvillo, es el candidato a secretario general; toma la posta de Néstor Pitrola (fundador de la agrupación) y de Miguel Bravetti, quienes siguen en la construcción clasista de gremio y son parte de la lista como candidatos a primer Congresal y secretario de Organización respectivamente. Integran la lista además delegados y exdelegados/as de Ipesa, Aluex, Ciccone, Interpack, Morvillo, New Press, Pesout, Anechinni, entre otros. La Bordó sumó al frente compañeros de Madygraf, bajo gestión obrera, PrintPack y Worldcolor.

Vamos por la oficialización

La Junta Electoral, violentando la ley y un principio democrático básico, no puso a disposición de los afiliados ni de los apoderados de las listas opositoras los padrones provisorios. Sin embargo informó que el padrón actual se redujo en… 87 gráficos respecto del de hace cuatro años; lo que desmentiría el argumento de la existencia de la crisis industrial, que no se privan de invocar todo el tiempo para justificar sus agachadas. La falta de transparencia en los padrones habilita cualquier maniobra ya que la cantidad de afiliados determina el número de avales requeridos y el cupo femenino. Ni hablar de la cantidad de votantes y urnas a fiscalizar.

El segundo aspecto “turbio” es la no aparición de muchos jubilados, que según la Junta ahora requieren de un trámite especial para mantenerse dentro del padrón una vez jubilados: una barbaridad, que desde ya hemos apelado.

Por otra parte, la Junta notificó a nuestros apoderados que los compañeros de Interpack, despedidos y en juicio por reinstalación -incluso con cautelares a favor- no figuran en el padrón. La Junta impugna, incluso contradiciendo las sentencias judiciales, a los compañeros que vienen peleando contra la patronal. La apelación ante semejante absurdo ya está en curso.

Un dato muy revelador del desafío que enfrentamos es que, apenas transcurridas unas pocas horas (la lista se entregó a las 23.30 hs del martes 18), la burocracia lanzó una feroz apretada a las candidatas del frente intentando voltear el cupo femenino. La extorsión, del más bajo pelaje patronal, incluye desde amenazas directas e indirectas de despidos hasta el retiro de la atención médica. No deja de ser, al mismo tiempo, un síntoma de la preocupación que genera la existencia de una alternativa clasista en el gremio.

La batalla contra los aprietes e impugnaciones de la burocracia es la tarea inmediata para defender la lista. De la mano de una gran agitación en la base para llegar a cada gráfico con una opción clasista y antiburocrática en la próximas elecciones.

¡Dimos un enorme paso! ¡Ahora vamos por la oficialización!

Compartir

Comentarios