fbnoscript
27 de febrero de 2020 | #1582

Vamos con la Negra a defender un sindicato clasista

Elecciones en el Sutna (sindicato del Neumático)
Vamos con la Negra a defender  un sindicato clasista

“Con la participación activa y consciente de todos los trabajadores, sigamos construyendo un gremio fuerte y unido”, la consigna de la lista Negra

Culminado el período de presentación de listas, arrancó el proceso de elección del sindicato del Neumático (Sutna), la primera luego de la recuperación de la gremial por parte de la Lista Negra. La lista Negra afronta las elecciones luego de cuatro años de defensa sistemática de clase, con el método de la deliberación y decisión colectiva de los trabajadores. Esto ha sido una de las claves de los avances en cada fábrica del gremio. Los compañeros de la Negra han publicado su lista completa nacional, de seccionales y de la delegación Córdoba, encabezadas por la consigna “Con la participación activa y consciente de todos los trabajadores, sigamos construyendo un gremio fuerte y unido”. Esta orientación se opone por el vértice a los métodos de la vieja burocracia sindical de Pedro Wasiejko, quien promovió la división entre los compañeros del gremio y dirigía el sindicato a espaldas del conjunto de los trabajadores.

La lista nacional de la Negra está encabezada por nuestro compañero y actual secretario general del Sutna, Alejandro Crespo, y compuesta por los activistas y dirigentes más destacados en las diversas luchas de la última etapa en las diferentes fábricas. Alejandro ha estado a la cabeza de cada lucha en todos los rincones del gremio y ha sido, al mismo tiempo, un vocero central del clasismo de cara al conjunto del movimiento obrero. Como secretario adjunto lo acompaña Eduardo Mansilla, valioso organizador de Bridgestone. 

La lista de la histórica seccional de San Fernando (Fate) la encabeza el compañero José Meniño, quien la lideró los últimos cuatro años, librando batallas decisivas, como el rechazo al preventivo de crisis de la patronal de Fate que amenazaba con centenares de despidos. Jorge Toledo, actual secretario adjunto del sindicato nacional, encabeza uno de los desafíos más importantes de esta elección: recuperar la seccional de Llavallol (Bridgestone), que por escaso margen había quedado en manos de la Violeta en las últimas elecciones. Los compañeros en Bridgestone enfrentan a una patronal que intenta por todos los medios evitar el triunfo de la Negra. En los últimos días intentó prohibirle el ingreso al actual secretario adjunto del Sutna, amenazando a los trabajadores con represalias si los veían con el compañero. Los trabajadores respondieron con un fuerte apoyo abierto a Jorge y a la Negra, y la patronal tuvo que retroceder. Juan Anchaba, Leandro Rojas y destacados compañeros de Pirelli integran la lista de la seccional Merlo, luego de librar batallas de muchísima importancia como el rechazo al cambio de régimen laboral que amenazaba con una verdadera reforma laboral en una de las principales fábricas de la zona oeste. Cada compañero que integra la Lista Negra ha dado sobradas muestras de lucha clasista desde la recuperación del gremio. La Negra es acompañada por la Agrupación Gris (MST) que integró un compañero a la lista nacional.
En Córdoba la Lista Negra va por la recuperación de la delegación, que actualmente se encuentra en manos de la Violeta; encabezan Gabriel Ponce y Germán Silva, delegados de las principales fábricas de la provincia y destacados luchadores. 

El cuadro de la elección

Sólo la Lista Violeta presentó una lista nacional opositora a la Negra. Llamativamente no está encabezada por Wasiejko, quien ha sido el principal impulsor de los ataques a la conducción antiburocrática del gremio -incluidas las absurdas impugnaciones que no prosperaron. Evidentemente se busca encubrir al principal símbolo de la burocracia, de la política propatronal y de la corrupción en el manejo del sindicato. En su lugar va Marcelo Gallardo, un elemento cooptado que hace dos elecciones encabezó la oposición a Wasiejko y que en las últimas elecciones se pasó al bando de la burocracia para intentar salvarla de la derrota. Lo mismo sucede en las listas seccionales, donde los elementos dirigentes de la burocracia violeta han copiado a Wasiejko (que va de primer vocal) y abandonado formalmente el timón. Si todavía queda algún trabajador confundido que se pueda ver referenciado en la Violeta, deberá tomar nota de la actitud adoptada por los “dirigentes” que se esconden y no se ponen a la cabeza de su propia política.

Sólo en la seccional de San Fernando la Lista Negra enfrenta a una mayor cantidad de agrupamientos aparte de la Violeta. Un grupo de ex violetas patrocinados por la patronal presentaron la lista “13 de Agosto”. También presentaron una lista “Verde” elementos que formaron parte de los inicios de la Negra y nunca quisieron integrarse a los métodos colectivos del sindicato recuperado.

Por último, presentaron otra lista en San Fernando la Granate (PTS), la Roja y la Marrón (MAS). Esta lista merece una mención particular. Los compañeros de la Lista Negra propusieron continuar el frente junto con la Roja y la Granate, incluso integrando a estas agrupaciones muy por encima de la representación que tienen en el gremio (la Granate agrupa un solo delegado de una fábrica sobre 49 en todo el gremio). A ambas agrupaciones se les propuso lugares titulares de la comisión directiva nacional. En el caso de la Granate, rechazó un acta acuerdo que establecía que el frente conformado debía apoyar las listas seccionales de frente único que se presentaban unidas a la boleta nacional, y realizar una campaña común contra la burocracia, la patronal y el Estado, evitando cualquier tipo de faccionalismo. El rechazo solo se explica para tener manos libres para el ataque faccional permanente como en los últimos años, al límite de atacar la convocatoria a un paro general entre los compañeros. Por su parte, la Roja insistió hasta último momento en una mayor representación en la directiva nacional, cuando al igual que la Granate cuentan con un solo delegado en todo el gremio y muchos de sus compañeros hace tiempo que abandonaron su agrupación y se integraron a la labor colectiva del sindicato. En esta oportunidad, se han pasado al campo divisionista de la Marrón, que costó caro en el pasado. La lista Negra tuvo que realizar reuniones de emergencia para designar democráticamente a nuevos compañeros, frente a la política faccional y liquidacionista de estos grupos.

Los desafíos

La Lista Negra tiene el desafío de reducir a la burocracia sindical y a su papel propatronal entre los trabajadores a su mínima expresión. Los activistas y obreros del Neumático tienen en sus manos lograr que por primera vez el conjunto de las seccionales vuelvan a estar bajo el control de los trabajadores y reforzar la organización independiente de la patronal y de los gobiernos de turno. Una victoria aplastante de la Lista Negra será un bloqueo definitivo a las continuas maniobras de la Violeta de recurrir a sus lazos con el gobierno para impugnar la elección.

El voto a la Lista Negra representa la pelea por la defensa del salario, que se ha expresado en cada una de las luchas en las paritarias que logró el Sutna recuperado, frente a las políticas del macrismo y ahora ante los intentos de liquidar las paritarias mediante un “pacto social” de colaboración de clases, proceder a aumentos menores por decreto y degradar los convenios colectivos. Cada cuota del último acuerdo salarial del Sutna supera el magro bono del gobierno nacional. El Partido Obrero llama a votar masivamente en todas las fábricas a la Lista Negra en defensa del Sutna antiburocrático. Un triunfo luego de cuatro años de conducción del sindicato reforzará a los trabajadores del neumático, al sindicalismo combativo y a todo el movimiento obrero que verá reafirmado que, cuando dirige el clasismo, dirigen los trabajadores.

Compartir

Comentarios