fbnoscript
28 de febrero de 2020

Cresta Roja: los trabajadores reclaman volver a sus puestos de trabajo

Berni y Kicillof contestan con balas de goma y gases lacrimógenos.

En el día de ayer, en horas del mediodía, tuvo lugar una dura represión bajo la orden de desalojar de los portones de la planta II de Cresta Roja, ubicada en Esteban Echeverría, a los trabajadores que se encontraban reclamando por la reincorporación a sus puestos de trabajo. El brutal accionar policial dejó algunos heridos y mostró que el gobierno de la Provincia de Buenos Aires, a cargo de Axel Kicillof, y el Ejecutivo nacional, no tiene ningún reparo a la hora de hacer valer la política de ajuste heredada del macrismo y continuada desde asumidas las nuevas autoridades.

El conflicto de Cresta Roja viene de larga data, cuando en el 2015 bajo el gobierno de Mauricio Macri fue tomado como caso testigo de la “recuperación económica” que nunca sucedió. La empresa había cerrado sus puertas a mediados del 2015 bajo la firma Rasic Hnos dejando más de 3.000 trabajadores en la calle. En 2016 fue adquirida por la empresa Ovoprot International S.A, parte de la sociedad Proteinsa S.A., sobre la base de un fuerte recorte en el plantel de trabajadores y un compromiso precario de reinstalación de una cantidad de los despedidos. La suerte de este grupo fue similar a la de su predecesora lo que dio lugar a la adquisición del negocio por parte de la empresa Granja Tres Arroyos, que en 2018 reactivo el funcionamiento de ambas plantas con la incorporación total de 1.300 empleados, lo que dejó en la calle a unos 2.000 trabajadores.

 

El conflicto volvió a reabrirse este jueves pasado cuando los trabajadores despedidos y no reincorporados decidieron emprender una acción de lucha luego de haber agotado todas las vías de negociación con el gobierno y la empresa, sin arribar a un compromiso satisfactorio a sus reclamos. Asumido el nuevo gobierno, los trabajadores mantuvieron distintas reuniones y entrevistas con funcionarios del mismo, quienes no dieron respuesta alguna al reclamo de reinstalación en sus puestos de trabajo. Más aun, a la fecha se venció el pago del subsidio abonado por el Estado y que los trabajadores percibían hasta tanto se obtuviera algún resultado. Los trabajadores incluso denuncian que no se han cumplido los compromisos del total de las reinstalaciones acordadas y que toda esta situación los coloca en la obligación de retomar el plan de lucha. 

Los trabajadores habían decidido mantener un bloqueo en los portones de la planta II para manifestarse por sus reclamos, cuando un operativo represivo los desalojó violentamente. Uno de los trabajadores manifestó que “comenzaron a reprimirnos fuerzas de la Policía de la Provincia de Buenos Aires y el GAD con balas de goma dejando a 15 compañeros con heridas leves”. Unos pocos trabajadores lograron ingresar a la planta y refugiarse arriba del tanque de agua, lugar donde se mantuvieron hasta horas de la noche cuando fueron aprendidos por los efectivos policiales. Recién en horas de la mañana del día de hoy fueron puestos en libertad.


 

Recientemente en un acto en el distrito de Ezeiza, el presidente Alberto Fernández se dirigió a los trabajadores de Cresta Roja para decirles “No me olvido de ustedes, compañeros”. Sin embargo, entre sus dichos y sus acciones hay un abismo difícil de conciliar.

Tras la represión de ayer los trabajadores realizaron una convocatoria en donde manifestaron que durante el día de hoy irán en busca de novedades al juzgado donde se sigue la causa del conflicto, y que evaluaran cuales son las próximas medidas a tomar.

Desde el Partido Obrero apoyamos la lucha de los trabajadores de Cresta Roja por recuperar sus puestos de trabajo.

 

En esta nota:

Compartir

Comentarios