fbnoscript
6 de marzo de 2020

Los trabajadores del Astillero Río Santiago tienen que tener la palabra

Es la hora de la asamblea general de fábrica

La conducción de ATE Ensenada y del Astillero Río Santiago anunciaron la convocatoria a un plenario regional para apoyar el prometido “plan productivo” del nuevo presidente de la empresa, Ariel Basteiro. Entre los invitados al “plenario” figuran el propio Basteiro, Agustín Rossi (ministro de Defensa) y no se descarta que concurran los intendentes de Ensenada y Berisso. Es probable que participe también el arzobispo “Tucho” Fernández –ferviente antiderechos y encubridor de curas abusadores-, quien fue convocado a integrarse a una mesa de trabajo. La Lista Blanca que conduce ATE Ensenada -de la que forma parte el PCR- integra la Corriente Regional de Trabajadores junto a la burocracia de Udocba, entre otras.

¿Hay plan productivo?

La reactivación del Astillero Río Santiago es una cuestión de primer orden. Bajo el anterior gobierno de María Eugenia Vidal, el ARS fue sometido a un verdadero sabotaje productivo con la intención de cerrarlo, y se firmaron licitaciones con astilleros privados privando al Astillero estatal de la realización de trabajos para YPF y la Fragata Libertad.

Pero el asedio al Astillero viene de lejos. En la propuesta del sindicato se sigue reclamando la derogación de los decretos de privatización (incluida la zona franca) y la puesta en marcha de las leyes navales. Esas leyes, es oportuno señalar, pretendían una asociación del ARS con capital privado (privatización periférica y de áreas) pero entró en contradicción con los intentos de cierre y privatización total de la planta. Por eso fracasaron.

Según “Pancho” Banegas, secretario general de ATE Ensenada, el “plan productivo” contempla trabajos de metalmecánica, incorporando producción de insumos para obra pública y energía eólica. Esto no pasa por ahora de declaraciones. De hecho, el gobernador Kicillof no dijo una sola palabra sobre el Astillero Río Santiago en el discurso de apertura de sesiones en la Legislatura. El Ministerio de Defensa ni siquiera efectivizó los pagos completos para terminar las lanchas Lica, ni firmó la construcción de otras dos como promete. Con respecto a la “79” (el buque Eva Perón) sigue demorado por la falta de insumos, elementos, ropa de trabajo (las compras se hacen a cuentagotas).

La obra pública es una alternativa para reactivar al Astillero, pero resulta que la misma se encuentra completamente paralizada en toda la provincia. Un plan integral demandaría una inversión del Estado, cuyos recursos están hoy condicionados por el intento del gobierno de evitar una cesación de pagos de la provincia de Buenos Aires. La reactivación del Astillero choca con la política del pago a los bonistas y de la sangría de una deuda usurera, fraudulenta e ilegal.

¿Ajustarse el cinturón o reactivar al ARS?

El presidente del Astillero Río Santiago llama a ajustarse el cinturón porque “no hay plata en la provincia”. Basteiro y sus aliados están haciendo campaña para que los trabajadores desistan de un juicio laboral por una deuda salarial que se arrastra al 2018. Convierten a las víctimas en victimarios y equiparan un reclamo legítimo con la “industria del juicio”.

Naturalmente, esta extorsión va más allá y se proyecta como una muralla ante todo reclamo de fondo. La dirección de ATE en la fábrica no tiene ningún plan de acción para exigir el cobro de la deuda, la recuperación inmediata del premio por eficiencia y contra la mala liquidación de las vacaciones, siendo todos ellos ataques al convenio colectivo. Según el sindicato, se “elaboraría un plan de pagos”, por lo que en el mejor de los casos se cobrarían en cómodas cuotas devaluadas por la inflación.

La conducción Blanca de ATE Ensenada omite el reclamo urgente de la convocatoria a la paritaria propia del Astillero. A pesar de haber rechazado de palabra la propuesta salarial de Kicillof, dejó correr el decretazo de los $4.000 en cuotas, sin mover un dedo. La urgencia de pelear por la paritaria está dada por la caída del salario tras el pobrísimo acuerdo firmado en su momento con Vidal, en el marco de la “paz social”.

Asambleas en el ARS para tomar la palabra

Entre los anuncios potenciales de ATE Ensenada figura el envío de una propuesta de presupuesto para el Astillero Río Santiago, que contemple la masa salarial y la triplicación del monto destinado a gastos, mantenimiento e inversión. Sin embargo, cualquier partida para la reactivación del ARS aparece condicionada a la aprobación del Presupuesto 2020, que depende de la renegociación de la deuda externa y el acuerdo con el FMI. Mientras, tanto a Alberto Fernández como Kicillof han prorrogado los presupuestos de ajuste (completamente depreciados por la inflación) de Macri y Vidal. Todo el Astillero debe conocer y discutir este “presupuesto” en asambleas, que no se puede ser aprobado a libro cerrado.

Desde Tribuna Estatal del Astillero reclamamos que el gobierno destine una partida extraordinaria para la reactivación de la fábrica, y que se concrete el compromiso de un plan de obras y construcción de buques. Exigimos la apertura urgente de la paritaria, para conquistar un salario que parta del costo de la canasta familiar y sea actualizado por cláusula gatillo. Planteamos la elaboración de un presupuesto para el ARS discutido con los trabajadores, y la movilización efectiva para imponerlo. Ninguna privatización total o parcial del Astillero. Con este programa, reclamamos la asamblea general de fábrica y asambleas por sector para votar un mandato hacia el plenario regional.

 

Compartir