fbnoscript
1 de abril de 2020

Ante el reclamo de medidas sanitarias, COTO les dice a sus empleados que se vayan a Cuba

El hecho es insólito. En una de las sucursales de la red de hipermercados COTO los trabajadores depusieron sus tareas y obligaron a que el gerente de Recursos Humanos se acerque a rendir cuentas respecto al incumplimiento de las medidas sanitarias y a la provisión de elementos de seguridad a sus trabajadores. Cuando los empleados le reclamaron barbijos, alcohol en gel y otros insumos necesarios, la respuesta fue “te vas a tener que ir a vivir a Cuba”.

Se trata de uno de los sectores más expuestos al contagio de coronavirus debido a que mantienen contacto con miles y miles de personas, que se acercan todos los días a abastecerse de insumos para sobrevivir en tiempos de cuarentena.

Las voces de alarma se prendieron cuando hace unos pocos días se conoció un caso de contagio de un empleado de la cadena, en la sucursal Sarandí del partido de Avellaneda (LaVozdeTandil 30/3), lo que revela las precarias condiciones en las que el personal de comercio desarrolla sus tareas.

La respuesta de la patronal de COTO es doblemente agraviante, no solo porque trata de minimizar una realidad que afecta a millones de personas en el país y en el mundo, sino porque no ofrece ninguna respuesta concreta a demandas esenciales que están muy a la altura de sus posibilidades. Los hipermercados, como COTO, han podido seguir facturando durante la pandemia y aun así retacean los insumos para su personal: una muestra palpable de su desprecio por sus trabajadores y por el conjunto de la sociedad.

El otro gran ausente ante estos hechos es el sindicato de comercio, que ha dejado a sus trabajadores a su propia suerte. Los empleados deben exponerse ante la patronal, en estos tiempos difíciles, para defender su salud y sus vidas. Mientras tanto, el sindicato ha bajado las persianas y asiste cómplice a las presiones de la patronal y a las condiciones que estas imponen.

Nos solidarizamos con los trabajadores y trabajadoras amenazados por su patronal y nos sumamos al reclamo de que la provisión de todos los elementos de seguridad e higiene necesarios. Como en COTO, los trabajadores empiezan a tomar sus asuntos en sus manos. Necesitamos comités de higiene, electos en cada lugar de trabajo, que supervisen el cumplimiento de todas las medidas y que pueda paralizar el trabajo ante el incumplimiento de las mismas.

 

 

En esta nota:

Compartir

Comentarios