fbnoscript
6 de abril de 2020

Call centers (Córdoba): trabajadores atacados por todos los flancos

Reducción de salario, insuficientes condiciones para el teletrabajo y trabajadores abandonados a su suerte.

Las trabajadoras y trabajadores de los call centers vienen sufriendo los avances de las distintas patronales de manera intempestiva desde el inicio de la cuarentena, amparados en la ambigüedad del decreto presidencial.

La Asociación de Trabajadores Argentinos de Centros de Contactos (ATACC), tras tratativas con el Ministerio de Trabajo, ha dado a conocer un comunicado el pasado viernes que da luz verde a las empresas para llevar adelante una brutal reducción del 35% en los haberes de sus empleados, aludiendo al artículo 223 bis de la Ley de Contrato de Trabajo que regimenta el proceso de suspensiones (en este caso por causas de fuerza mayor) de manera individual o colectiva, lo que allana el camino para que cada patronal ataque uno por uno a cada trabajador.

Aquellos y aquellas teletrabajadores que puedan desempeñarse desde sus hogares, a costas completamente suyas, podrán percibir sus haberes de manera completa, pero si el teletrabajador no dispone de computadora o de conectividad, queda a merced de la empresa ya que si esta no le proporciona las herramientas tecnológicas para realizar sus labores, ese trabajador inmediatamente comenzará a percibir poco más de la mitad de su sueldo; o sea el total desamparo, en un marco de crisis producida por la cuarentena, el desabastecimiento y los infrenables aumentos de precios de los insumos que componen la canasta básica. Este hecho terrible está avalado por la ATACC y el Ministerio de trabajo, y más peligroso es que se está regulando con un artículo que se utiliza para los casos de suspensiones, habilitando así que estas suspensiones puedan producirse de continuar la cuarentena.

Son varias las empresas que aprovechan esta situación y bajo este régimen han suspendido directamente a más de la mitad de sus trabajadores, sobrecargando de manera inhumana a aquellos que sí están desempeñando el teletrabajo. En otros casos, como en Anexion, se valen de esta situación de excepcionalidad para no liquidar con normalidad las extras.

La salida de este panorama debe darse a través de la organización de las y los trabajadores bajo un programa que nuclee los reclamos conjuntos.

-Inmediato cese a los recortes salariales, y reintegro de las sumas descontadas.

-Por el cese de las suspensiones a las y los trabajadores de los call centers.

-Que las empresas garanticen las condiciones laborales para realizar el teletrabajo.

 

Compartir