fbnoscript
8 de abril de 2020

CABA: la odisea de los administrativos de los hospitales en un sistema de salud vaciado

La pandemia del covid-19 que puso en jaque al sistema sanitario es sufrida de lleno por los trabajadores administrativos de los hospitales porteños. 

Somos los primeros en recibir al paciente, realizar las tareas de cargas, libretas sanitarias, turnos, óbitos, compra de insumos, entre tantas otras tareas, exponiendo nuestra salud y la de nuestras familias -no solo con esta pandemia- por trabajar sin tener garantizadas las condiciones mínimas de cuidado, a cambio de salarios de hambre, con un plus sanitario ínfimo. No contamos con ropa de trabajo que eviten el traslado de virus intrahospitalarios o elementos de seguridad como ventanillas con barreras físicas que impidan que nos contagiemos (cuando muchas veces los pacientes que atendemos aún no tienen diagnóstico). 

Ahora, en plena pandemia, escasea el alcohol en gel, y se retacea la provisión de guantes y barbijos. A pesar de trabajar en estas condiciones, a muchos compañeros que solicitaron licencias por motivos de salud o por tener familiares a cargo les fueron negadas argumentando que “no tienen trato directo con los pacientes”, y en otros casos se pretendió trasladarlos a atender en el SAME.

El cuadro se agrava por la falta de personal, ya que no se cubren en su mayoría las vacantes tras fallecimientos y jubilaciones, lo que lleva a que nos roten de nuestras labores para suplir la falta de compañeros. Debemos atender las guardias, modificar nuestro horario laboral en muchos casos para trabajar de noche, sin que se abone el plus por nocturnidad ni se le garantice la vuelta a casa a los compañeros que salen a la medianoche y deben transitar por calles desoladas debido a la cuarentena. La situación de multitarea en los administrativos nos obliga a atender más de una ventanilla a la vez, y a que en sectores que donde antes había ocho personas trabajando hoy hay tres que son ayudadas por compañeros que además realizan otras labores. Mientras tanto, nos siguen pateando la paritaria ante la inacción de los sindicatos Sutecba y ATE. 

Frente a todo esto reclamamos insumos para todo el personal administrativo, salario inicial igual a la canasta familiar, licencia a los compañeros que forman parte de grupos de riesgo o tienen familiares a cargo que lo son, y licencias por estrés. Acondicionamiento de los lugares de trabajo para evitar hacinamientos. Fin de la rotación horaria y la multitarea, incorporación del personal necesario, recomposición salarial del 25% y apertura de la paritaria municipal. Abajo el acuerdo anti salarial del 7% de Sutecba. Por la conformación de comisiones de trabajadores de control de la seguridad e higiene en todos los hospitales; y por la centralización del sistema de salud para hacer frente a la pandemia.


 

 

Compartir