fbnoscript
22 de abril de 2020

Petroleros Santa Cruz: suspensiones a la baja y reclamos por las patronales ¿qué puede salir mal?

En enero de 2016, frente a una caída del precio del petróleo y el avance de la “adenda” de flexibilización laboral en el sector, Claudio Vidal, secretario general de petroleros privados, reunió en Caleta Olivia, a los intendentes de la zona norte Carambia, Fernandez y Prades, reclamando un “barril criollo” y diciendo que iban a defender los puestos de trabajo.

Los resultados fueron contundentes; por un lado las operadoras tuvieron una rebaja de las regalías para las nuevas perforaciones; recibieron el subsidio para el “barril criollo” por parte del Gobierno Nacional, que lo pagaron todos los consumidores con aumentos de las naftas; y a pesar de estos beneficios a las petroleras se perdieron 4.500 puestos de trabajo y se aplicó de hecho la “adenda” en el sector perforación.

Gente nueva con ideas viejas

El ex candidato a Gobernador de Santa Cruz por el Partido SER Vidal, volvió sobre sus pasos para repetir la fórmula de 2016; reuniendo entre otros al ex diputado radical Terraz (hoy secretario de minería de Alicia Kirchner) y al Presidente de la Comisión de Fomento de Cañadón Seco Jorge Soloaga.

Estos últimos impulsaron y lograron sancionar la Ley Provincial de Emergencia Petrolera, que resultó impotente para defender los puestos de trabajo de los trabajadores petroleros.

Hoy se vuelven a reunir los mismos representantes para volver a plantear las mismas ideas. Los resultados ya los podemos imaginar.

Endulzan a los dirigentes para que pasen las suspensiones

En el día de ayer los gremios petroleros de Chubut y Neuquén, al igual que José Lludgar, dirigente de Petroleros Jerárquicos y aliado local de Vidal, firmaron con las operadoras un acuerdo por 60 días que reduce entre el 50% a 70% el sueldo de los trabajadores petroleros.

Detrás del acuerdo las patronales han agregado un incentivo: diez mil pesos para las Obras Sociales de los Sindicatos por cada trabajador para que acepten el Art 223 de la LCT (suspensiones con rebaja salarial).

Estos acuerdos no garantizan que en el día 61 no se despidan a los más de 20.000 trabajadores.

Claudio Vidal no hizo ninguna mención al Artículo 223 y vuelve a pedir el barril criollo, es decir nuevos aumentos de los combustibles para financiarlo; pues el Estado está en virtual default.

El nuevo desplome del precio del barril de petróleo fue la excusa perfecta para que Pereyra y Avila firmaran esta nueva entregada. Este último también se movilizó junto a Vidal y los intendentes en 2016.

Pero nadie quiere mencionar que los futuros a septiembre ya se cotizan a más de 30 dólares. Parece un chiste de mal gusto que las operadoras petroleras no tengan espalda para bancar 4 meses los sueldos de sus trabajadores, luego de llevarse miles de millones de dólares en los últimos años. 

Estamos ante un derrumbe histórico y se necesitan medidas excepcionales. No se puede tropezar dos veces con la misma piedra.

Desde el Partido Obrero planteamos:

Una Ley Provincial que prohíba despidos y suspensiones por 180 días.

Pago íntegro de salaros según normal y habitual.

La apertura de los libros de las empresas.

Quien despida o cierre debe estatizarse  y ponerse bajo la dirección de sus trabajadores, profesionales y técnicos.

 

 

 

En esta nota:

Compartir