fbnoscript
23 de abril de 2020

ATE Capital prepara vuelta a las dependencias y rechaza conformar un programa en defensa de los estatales

Este miércoles se desarrolló vía Zoom una reunión de secretarios generales de empleados nacionales de la seccional capital de ATE, que contó con un informe inicial del secretario general Daniel Catalano (de la Lista Verde y Blanca) y de la que participamos por la opositora Tribuna Estatal Eduardo Viceiro (Ministerio de Economía) y Lolo Domínguez (INTI).

El planteo de la dirección del sindicato giró en torno al pronóstico de un derrumbe completo de la economía (“están emitiendo a dos manos”, indicó Catalano), la imposibilidad de las provincias para pagar los sueldos del próximo mes, la perspectiva de un desempleo del orden del 20% y de un contagio masivo de coronavirus de la población. Catalano también informó que los estatales nacionales perdimos un 45% de salario en los últimos cuatro años.

El contenido de fondo del informe fue “valorar” las acciones que está llevando adelante el gobierno y “preparar las condiciones para cuando regresemos a los lugares de trabajo”. El kirchnerismo de ATE Capital se ha sumado así al operativo clamor de la CGT para levantar la restricción impuesta por la cuarentena.

De esta manera, la dirección de la seccional deja plantada una profunda contradicción: mientras pronostican una crisis histórica (y un derrumbe de las condiciones de vida), su planteo no sale del apoyo a un gobierno que busca las condiciones para pagar la deuda, y que no irá contra los intereses de los banqueros, especuladores, ni grandes empresarios.

El profundo problema al que asistimos es la falta de independencia política que pretende atar a los trabajadores de pies y manos. Y que hace coincidir a la Verde y Blanca, nuevamente, con sus “rivales” de la Verde, quienes en la provincia de Buenos Aires difunden supuestos logros de gestión como si fueran una cartera más del gobierno -y encima ocultando la calamitosa situación de hospitales bonaerenses.

Nuestra intervención

La intervención de Tribuna Estatal partió de caracterizar una crisis del propio sistema social, del capitalismo, que ya se venía desarrollando antes de la pandemia.

Explicamos que esta crisis, de características históricas, tiene a la burguesía a la cabeza llevando un brutal ataque contra las condiciones de vida de las masas. Y que para enfrentarla, es necesario conformar un programa que esté a la altura del ataque que sufrimos los trabajadores en general, y los estatales en particular.

Por otro lado, no podemos naturalizar la perspectiva de una tasa de desempleo del 20%, cuya condición sería el cierre masivo de fábricas. Frente a ello, defendimos la nacionalización de todas las fábricas que cierren o despidan, y su puesta en marcha bajo supervisión de los trabajadores. Distintos organismos, como el INTI, pueden intervenir en su puesta en marcha y reconversión.

A su turno, planteamos, junto a los compañeros/as de Alternativa Estatal-ANCLA, que la seccional apoye la campaña en defensa de Lolo Domínguez, secretario general de ATE INTI que fue víctima de un violento ataque de ex delegados de la Verde del mismo Instituto, ligados a Francisco Dolman y Cachorro Godoy. Se ha largado un petitorio como parte de la campaña nacional de denuncia, donde llamamos a que firmen sindicatos, delegados, organizaciones sociales y políticas, centros de estudiantes, organizaciones de mujeres, etc; vamos por la separación del sindicato de estos violentos y la defensa de la más amplia democracia sindical.

Un programa de defensa de los estatales

Acorde con la caracterización señalada, desde Tribuna Estatal planteamos en la reunión ejes centrales para que el sindicato se arme de un programa: en primer lugar, asegurar que el personal esencial que se encuentra en funciones tenga garantizados todos los elementos de seguridad, sean pasados a planta del Estado, y tengan un salario no menor a la canasta familiar. Además, como sindicato del estado, ATE debería impulsar la nacionalización de todo el sistema de salud, público y privado, con seguimiento por parte de los propios trabajadores.

Señalamos, a su vez, que el estado nacional debe a cientos de miles de trabajadores dos cláusulas de revisión de la paritaria vigente. ATE debe abrir un curso de deliberación en todo el gremio -aun con los límites que plantea la situación- para recuperar un salario que se encuentra por el piso y planear el pase a planta del conjunto de los trabajadores tercerizados y precarizados.

En esta nota:

Compartir