07/06/2021

7 de junio: el día del periodista en medio de una estruendosa precarización

Vamos con todo al paro del miércoles 9 en defensa de las condiciones laborales de los trabajadores de prensa.

Este lunes 7 de junio se celebra en Argentina el día del periodista. Si en algo no cabe lugar para la duda es que la jornada de homenaje se desenvuelve en medio de una enorme precarización para los trabajadores del rubro.

La pérdida del poder adquisitivo se ha vuelto figurita repetida año tras año para los trabajadores de prensa. Las últimas paritarias fueron selladas con nuevas rebajas frente a la inflación, y las cifras se han vuelto realmente alarmantes.

Un relevamiento reciente del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBa) lo refleja a las claras: el salario de un redactor en la Ciudad de Buenos Aires, situado cerca de los $45.000, perdió por ejemplo un 42% del poder adquisitivo en menos de cuatro años. Cubriendo en aquel entonces 1,35 canastas básicas totales, hoy alcanza para un 0,72. Es decir, lisa y llanamente, que un redactor percibe un salario por debajo de la línea de pobreza.

El 51% de los encuestados, a su turno, asegura tener más de un puesto de trabajo; una situación de “pluriempleo”. Sobre esto, casi un 62% buscaron ingresar en otro puesto laboral en el último mes. Este es el resultado directo de la entrega de los salarios por parte de la burocracia sindical de la Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires (Utpba) a las patronales de los medios frente a la inflación galopante. Se demuestra en que el 77% de los trabajadores con pluriempleo entrevistados reconocen hacerlo porque su salario no les alcanza.

Esta es una realidad que se extiende en el gremio más allá de los redactores. El promedio salarial entre las tres ramas del periodismo se ubica en $65.000, una cifra que supera por muy poco la línea de pobreza, aunque el 55% de los entrevistados se encuentra remunerado por debajo de ella. Es el reflejo también de un acuerdo provechoso para las patronales de negociar las paritarias con una burocracia entreguista como la de Utpba y excluir de las negociaciones a, por ejemplo, el SiPreBa.

Ahora bien, la desvalorización del salario no es el único punto que da cuenta de esta precarización. El inicio de la pandemia ha implicado una nueva dinámica en el trabajo de prensa. Partiendo de la base de que han sido declarados esenciales al comienzo de la misma, muchas cosas se han modificado.

Por un lado, se ha amplificado el teletrabajo o el trabajo remoto. En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, actualmente el 67% se encuentra bajo esta modalidad, casi el 15% hace un “régimen mixto” y el 18% sigue trabajando de manera cien por ciento presencial, según el relevamiento de SiPreBa.

Entre quienes hacen teletrabajo, el 92% trabajadores de prensa escrita, la estricta mayoría de las patronales no le reconoce a los trabajadores el gasto en el servicio de internet. La única excepción es Página/12, donde luego de largas medidas de lucha, los trabajadores obtuvieron el pago de un “plus” equivalente a un tercio del servicio por $720.

De igual forma, las enfermedades por esta modalidad afectan a un 73% del total de los trabajadores, en la mayoría de los casos por tampoco disponer los mismos en sus casas mobiliario cómodo y adecuado, o por las jornadas extenuantes que acarrean un impacto psicológico o emocional.

Para los trabajadores que mantienen la actividad presencial, que son fundamentalmente los de televisión, la situación se ha puesto mucho más oscura. Según la Superintendencia de Riesgos del Trabajo, hasta hace dos semanas el registro da cuenta de que ya fallecieron 22 trabajadores de los medios y los contagios redondean los 3349. No obstante, esto oculta una cifra mucho más abultada -y solo hablando en la Ciudad de Buenos Aires, claro-, ya que las patronales a diario subcontratan y tercerizan a trabajadores de prensa bajo modalidades como el monotributo o la contratación eventual.

Los trabajadores de prensa son formalmente esenciales, pero en los hechos, son postergados para ingresar al plan de vacunación como tales. En este sentido lamentamos el reciente fallecimiento del compañero Reinaldo Ortega por Covid-19. Es esta la desidia gubernamental que trae como resultado la muerte de muchos compañeros, como lo fue también en los últimos días el caso del reconocido camarógrafo Miguel Fernández, de América TV. Y esto teniendo en cuenta que las cifras de este relevamiento se corresponden únicamente a los medios con sede en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, habiendo otros tantísimos medios en el país donde estas situaciones se replican o incluso empeoran.

Frente a este cuadro insostenible, un plenario de delegados de prensa escrita del SiPreBa con presencia de representantes de los principales diarios y portales de noticias resolvieron un “apagón de noticias” este miércoles 9. El paro con realización de asambleas se desarrollará por dos horas en cada uno de ambos turnos, de 10 a 12 y de 18 a 20 horas.

Vamos entonces con todo al paro de este miércoles para defender la vida y el salario. El mejor homenaje a los colegas periodistas en su día es organizar la lucha para conquistar estas reivindicaciones.

También te puede interesar:

Exigen salarios dignos, el plus por zona desfavorable y que "repartan la torta" con cortes intermitentes de calle 9 de Julio.
Reclaman el pago de la zona desfavorable, mejores salarios, bono y recategorización. El 3 de diciembre con todo a la jornada de lucha nacional de los y las trabajadoras de prensa.
#ParoSipreba. Ahora es cuando. Vayamos por un plan de lucha hasta ganar.