fbnoscript
22 de mayo de 2020

Tucumán: los docentes universitarios resolvieron ir al paro

La asamblea de Adiunt (gremio que nuclea a los docentes e investigadores de la Universidad Nacional de Tucumán y el Instituto Miguel Lillo) se reunió virtualmente 15/5. Con una amplia participación y una gran cantidad de intervenciones, los docentes expresaron su repudio a las políticas de evaluaciones forzosas que se pretenden imponer en todo el ámbito educativo y que particularmente, en la UNT se expresan a partir de una resolución emitida por el rector José García.

Dicha resolución introduce el término "educación a distancia" haciéndola equivalente a las modalidades virtuales adoptadas por los docentes casi sin soporte y apoyo por parte de las autoridades universitarias y da vía libre a la evaluación de acuerdo a lo que resuelva cada unidad académica. Esa misma resolución por otro lado, determina que los trámites administrativos de mesas de examen, inscripción y carga de actas se llevarán a cabo por SIU-Guaraní o por "el sistema de gestión de alumnos que se emplea en cada unidad académica". La resolución de García parece una burla ante los datos reales que describen la situación de la UNT. Sistemas colapsados, docentes y estudiantes sin medios para clases ni consultas, unidades académicas sin sistemas remotos de inscripción, entre otras falencias estructurales que la UNT ya viene arrastrando desde hace años.

Al repudio a dicha resolución se sumó el reclamo, a las autoridades universitarias y de educación, referido a las condiciones laborales de los docentes, quienes se han visto forzados en la mayoría de los casos a duplicar su dedicación en cantidad de horas para poder hacer frente a la "virtualidad", mientras que muchos han tenido que recurrir a sus ingresos para equiparse con computadoras, servicios de internet y otros elementos necesarios para esa tarea. En este sentido los docentes se pronunciaron a favor de exigir un partida compensatoria para las categorías más bajas y exención de impuesto a las ganancias a las más altas.

Caso aparte merece el estado calamitoso en el que se encuentra Asunt (Acción Social de la UNT), situación a la que se suman los graves problemas como la falta de atención remota. En cuanto a esto, la asamblea votó realizar una medida de protesta en la sede de la obra social, el jueves 21/5, para exigir que se den solución a los reclamos de los afiliados. La actividad en la sede central retomó parcialmente luego de la presión de los afiliados, sin embargo los centros médicos siguen sin funcionamiento.

Ante esta situación crítica que se expresa en estos y varios otros aspectos, los docentes resolvieron realizar un paro para el día 27 de mayo, tomando como ejemplo a la docencia nucleada en Adunlu. Esta medida expresa la necesidad urgente de encarar un plan de lucha general por las condiciones salariales y laborales de los docentes universitarios que han visto aumentado su nivel de precarización durante esta cuarentena.

Desde la Agrupación Naranja de Docentes Universitarios llamamos a darle volumen real a este paro convocado por Adiunt, contra los ataques de parte del Rectorado y el gobierno a la universidad pública.

 

En esta nota:

Compartir