fbnoscript
22 de mayo de 2020

Ciudad de Córdoba: dramática situación habitacional de trabajadoras ambulantes

Por Corresponsal

Con la pandemia sale a la luz las frágiles condiciones habitacionales de una importante fracción de la población trabajadora.

Es el caso de 28 trabajadoras ambulantes, que se encontraban en alojamientos transitorios proporcionados por el municipio de la ciudad de Córdoba y que fueron trasladadas a hoteles, sin ninguna estabilidad.

Según el relato de Sandra,  de un total de 60 mujeres, 28 permanecen en uno de los diez hoteles que contrató el municipio desde hace dos meses, luego de haberlas llevado allí desde el refugio Sol de Noche, en barrio Junior -y antes, desde Casa de María. Las condiciones allí distan de ser las adecuadas.

Las trabajadoras señalan que su angustia se incrementa, porque este alojamiento está garantizado hasta el 25 de mayo y luego no saben a dónde las llevarían.  Si bien les han prometido que les conseguirían otro, la imposibilidad de poder desempeñarse en sus oficios y la fragilidad de esta situación, de dependencia completa de la asistencia habitacional y alimentaria por la Municipalidad, les hace sentir una gran impotencia.

Su reclamo es que necesitan de una vivienda o que se les garantice un alojamiento estable con baño en condiciones, para poder cuidar su higiene personal sin riesgos y poder desenvolverse en algunos de sus oficios.

Sandra forma parte de un grupo de trabajadoras cuyos oficios eran las ventas de sus productos como artesanías, bordados y tejidos, o trabajos en servicios de cuidado de personas, limpieza, arreglos de calzado, etc. Ellas quieren trabajar y necesitan de un espacio que les proporcione tranquilidad y evite que continúe desmejorándose su salud psicofísica.

El gobierno municipal debe darles garantías de hospitalidad inmediata a estas trabajadoras y un subsidio, porque no tienen ningún ingreso y la cuarentena  se transformó para ellas no en una prevención, sino en un mayor factor de riesgo de enfermedad.

El gobierno de Martín Miguel Llaryora muestra su política de ajuste, también en relación a la asistencia social y a lo habitacional, amontonando a las trabajadoras como respuesta a sus necesidades de subsistencia.

En esta nota:

Compartir