fbnoscript
14 de junio de 2007 | #996

Telefónicos

Fin de la “conciliación”: Vayamos por todo

La Fatel (Federación Argentina de Telecomunicaciones) anunció un paro de 48 horas a partir del martes 12. Este paro había sido votado por un plenario de delegados de Foetra y suspendido por la Directiva de Buenos Aires ante el dictado de reiteradas “conciliaciones obligatorias”.

Desde el arranque del año, se estiraron los plazos de la negociación y de la “conciliación obligatoria” a pesar de que Telefónica y Telecom incumplieron la reducción de la jornada de trabajo firmada por las empresas y homologada por el Ministerio de Trabajo. Esto sucedió, obviamente, con el guiño del gobierno.

El acta homologada en diciembre de 2005 establece que en el primer trimestre de 2007 la jornada de trabajo sería de seis horas y media para los sectores de tráfico y de siete horas para el resto de los grupos laborales. A partir del 1° de abril, los telefónicos comenzaron a retirarse media hora antes de sus puestos de trabajo. Esto fue cumplido masivamente a pesar de los aprietes y las “conciliaciones”.

Telefónica y Telecom pretenden meter la reducción de la jornada de trabajo como parte de la discusión salarial para ofrecer tan sólo un 8% de aumento. O directamente un 16 %... desconociendo la reducción de la jornada de trabajo.

Esta variante fue aceptada por la burocracia de la Foessitra, que firmó un aumento salarial de 300 pesos “no remunerativos” (promedio) a cambio de entregar, por segunda vez, la reivindicación de la jornada de trabajo con el verso de discutirla más adelante.

Las empresas jugaron a fondo con la homologación del convenio negrero (de alcance nacional) firmado el año pasado entre la Cámara de “Call Centers” de Córdoba (la más importante del país) y el Sindicato de Comercio y la Faecys para encuadrar a los teleoperadores de todas las empresas. Posteriormente, el Ministerio volvió a jugar a favor de las empresas al defender el convenio de la Uocra para todas las tareas de reparación y mantenimiento hasta que se discutiera la “rama contratista” de “plantel exterior” de un futuro convenio de actividad. El abandono por parte del Sindicato de los trabajadores de Atento, fueron jugadas muy fuertes de las empresas que contaron con el apoyo y el guiño del gobierno.

Vamos a la lucha

La directiva de Foetra dilató hasta donde pudo la lucha por el aumento salarial. El fracaso final se evidenció a principios de mes, cuando se efectuaron los descuentos de la media hora menos. La directiva aceptó una nueva prórroga de la conciliación obligatoria, sin que las empresas demostraran la menor disposición a ceder.

Las asambleas comenzaron a plantear la necesidad de romper el inmovilismo y convocar al Plenario de Delegados.

Además de las medidas sorpresivas que se discuten, es necesario poner el acento en la movilización masiva de todo el gremio telefónico y hacer pública la denuncia al Ministerio y a las empresas.

Este es el planteo de la Agrupación Clasista Telefónica. Vamos por el aumento salarial del 25%. Por el cumplimiento de las actas firmadas y la reincorporación de los despedidos de Atento y de trabajadores de las contratistas. Vamos por el levantamiento de todas las sanciones y suspensiones y la devolución de los descuentos. Ampliemos la base de lucha sumando a los tercerizados y precarizados.

En esta nota:

Compartir

Comentarios