fbnoscript
29 de junio de 2020

Gran jornada nacional de prestadores precarizados

Fuimos a la Superintendencia de Servicios de Salud a denunciar que sin pago de las prestaciones no hay cuarentena.
Por Guillermo Kuhl
APEL Prestadores y Profesionales de La Salud Mental.

El pasado miércoles 24, desde horas de la mañana, se realizó la jornada nacional de prestadores precarizados. A esta se sumaron compañeros de todo el país con el hashtag #noalajusteendiscapacidad y fotos con sus reclamos. Esto le dio fuerza y visibilizó el plato fuerte del día que fue la reunión de las 13 horas en la Superintendencia de Servicios de Salud, adonde se llevó una nota y 34 mil firmas en dos petitorios. La misma se realizó con la Dra. Natalia Garozzo , la Dra. Gabriela Barros (directora operativa) y el gerente general David Aruachan. En esta pudieron asistir tres representantes, dos de ellos del espacio que conformamos Prestadores Precarizados Salud y Educación.

A lo largo de la reunión desplegamos y defendimos el programa de reivindicaciones que venimos votando en las asambleas, donde planteamos: el pago de todo lo adeudado en el 2019 y 2020; el pago de la totalidad (no parcial) de todas las prestaciones aprobadas y la inmediata aprobación de las pendientes de aprobar, la carga de la totalidad de las facturas presentadas en el 2020; el rechazo al desvío de $4.000 millones del Fondo Solidario de Redistribución (que debería ser utilizado para tratamientos prolongados en discapacidad, HIV, oncológicos, entre otros) para otros fines y $4.000 millones del Fondo de Asistencia y Emergencia. Como también se denunciaron todas las resoluciones de ajuste y recortes.

Señalamos de qué forma somos un sector completamente rezagado, vulnerado, precarizado, tercerizado, donde no se reciben aumentos desde fines del 2019, mientras se aumentó el monotributo un 51%. La gran mayoría no recibió el insuficiente IFE, tiene que pagar Impuestos y cajas de jubilaciones provinciales, contadores, internet, colegios profesionales, su propio kit de seguridad y la mayoría no alcanza una canasta básica de pobreza de $42.593,98 mensual.

La respuesta de las autoridades no tuvo la intención de resolver nuestra situación de emergencia, sino que solo se remitieron a informar cómo venían funcionando durante la cuarentena. Para todos nuestros reclamos, solo nos mencionaron las vías administrativas adonde dirigirnos por mail, mientras sus dependencias y delegaciones en el país se encuentran cerradas. Mientras tanto, vemos como siguen el libreto del gobierno en todo el país, con recortes, ajustes y suspensiones de tratamientos, que en el resto de los sectores de trabajadores serían despidos, suspensiones y rebajas salariales acordadas por las mismas direcciones sindicales que administran las obras sociales que nos precarizan y nos deben miles de pesos.

Desde la delegación que asistimos, denunciamos los acuerdos con los bonistas, el FMI, la no aprobación del presupuesto 2020, los enormes subsidios a las multinacionales y de cómo no se favorece a los prestadores en discapacidad y a las personas con discapacidad. Ante esto amagaron con retirarse, diciendo que no iban a hablar de política, que ellos solo administraban recursos.

Por lo tanto, para poder avanzar en nuestros reclamos, es que entendemos que debemos seguir organizándonos y reforzando nuestra organización en todo el país. Por eso estaremos realizando una nueva jornada a realizarse el día 8 de julio en todo el país, donde a las 13 horas concentraremos en la Agencia Nacional de Discapacidad. Para eso te pedimos que nos acompañes con el hashtag #noalajusteendiscapacidad, que nos envíes una foto con tu reclamo y también si realizas alguna actividad en tu provincia.

Sumate el 11 de julio a las 15 horas a la Asamblea Nacional de Prestadores Precarizados SE.

 

Compartir