fbnoscript
19 de julio de 2007 | #1001

Indec: La camarilla K quema las naves

La intervención hace agua

La semana pasada los trabajadores del Indec fueron blanco de otra provocación de la camarilla kirchnerista, cuando ésta despidió a Cyntia Pok, directora del área de EPH, con la complicidad del borocotizado Alejandro Barrios. La “acusan” de encabezar, junto a los técnicos de su área, la negativa a difundir cifras de pobreza viciadas por la manipulación del índice de precios.

La crisis por arriba

El gobierno persiste en mantener la intervención para seguir adulterando los índices. Pero la Justicia citó a declarar a Moreno, acusándolo de violación del secreto estadístico y ratificando la denuncia de la directora desplazada.

Una respuesta contundente por abajo

Frente a la enésima provocación, los trabajadores dieron una inmediata demostración de fortaleza. El lunes feriado, en medio de la nevada porteña, se reunieron más de 70 trabajadores en asamblea para resolver el paro por una semana y la convocatoria a otra asamblea para ratificar la medida el mismo martes. Allí participaron cerca de 350 trabajadores. El paro se llevó a cabo a pesar de que el gobierno, a través del Ministerio de Trabajo, dictó una conciliación obligatoria trucha que no reincorporaba a la directora cesanteada.

Enfrentando las amenazas de despido y represión, los trabajadores sostuvieron el paro y realizaron el jueves una gran acción de protesta en la puerta, que contó con la participación de 400 trabajadores y la presencia solidaria de muchas organizaciones. Estuvieron presentes la Comisión Interna del Garrahan, los compañeros de la Lista Violeta de ATE y la Marrón de Sutecba, con José Piazza a la cabeza, internas combativas integrantes de la Lista Multicolor de ATE, Marcelo Ramal por el PO, Juan Pablo Rodríguez (presidente de la Fuba) y otras organizaciones políticas y sindicales.

El reclamo del retiro de la interventora Beatriz Paglieri ahora se extiende a Alejandro Barrios, que había sido colocado con el objeto de cooptar a la Comisión Interna y la asamblea de trabajadores. La política del gobierno no hace más que profundizar la indignación y la resistencia de los trabajadores.

La directiva verde de ATE se hizo presente. Pero no ofreció ninguna salida al conflicto, que se encuentra en su fase de desenlace. Es fundamental la convocatoria a un paro seccional de ATE para voltear a la intervención en el Indec.

En esta nota:

Compartir