fbnoscript
26 de septiembre de 2007 | #1011

Clínicas: Una gran experiencia de lucha

Fuera la intervención del estado de la organización sindical
Por Gabriel Beati
Enfermero del Htal. De Clínicas - Agrupación Bordó Apuba

El paro de los trabajadores del Hospital de Clínicas duró 64 días. En ese lapso, marchamos tres veces al Rectorado de la Universidad de Buenos Aires y marchamos varias veces a Plaza de Mayo junto con otros hospitales como el Francés, Garrahan y hospitales de la provincia de Buenos Aires. El conflicto fue tomando dimensión, demostrando frente a la opinión pública el vaciamiento del Hospital (y de toda la UBA) por parte de las camarillas que la dirigen. La presencia de los trabajadores en la Asamblea Universitaria dejó al desnudo esta política: se opusieron sistemáticamente a tocar el tema y se nos negó la palabra.

Fueron dos meses de lucha contra la política de desguace de nuestro Hospital. También contra el carnereo de la directiva de Apuba, ATE, la Asociación Médica y corrientes enroladas en el MIC, como la agrupación “Semilla Ramírez", que actúa dentro del Etun (Encuentro de Trabajadores de Universidades Nacionales). Los cortes de calle, los actos en la puerta, la colocación de una carpa en reclamo por los despedidos fueron la metodología de lucha, ninguneada y combatida en muchas oportunidades por la Comisión Interna, dirigida por un sector de la burocracia sindical hoy enfrentado con la directiva, pero que en el pasado defendieron juntos la “autogestión hospitalaria”, que colocó a nuestro Hospital en un estado de ahogo presupuestario sin retorno.

El papel de la Agrupación Bordó y trabajadores independientes fue permanente en todo el conflicto. Nuestra intervención delimitó dos posiciones en toda la lucha: por un lado, la interna, que en todo momento buscó un canal de dialogo con las autoridades en el terreno de la transa de camarilla, y por otro nuestra agrupación, junto a compañeros independientes, que impulsamos siempre la profundización de las medidas y la unidad con otros sectores también en lucha, como el Francés, el Indec, etc.

Un conflicto de esta magnitud en el hospital escuela más grande de América Latina y en plena campaña electoral de Cristina K no es “buena prensa”. Por eso, y a pedido de la directiva de Apuba, fue intervenida la Comisión Interna por el Ministerio de Trabajo. Frente a este gravísimo hecho, como es la intromisión del estado en la organización sindical de los trabajadores, la interna burocrática de Miguel Skandar sólo se ha remitido a realizar presentaciones legales y mover “contactos” dentro de la CGT, dando por terminada la lucha. Luego de la intervención, los trabajadores de administración mocionaron en asamblea levantar el paro pero ganó la moción de continuar. Sin embargo, el paro terminó levantándose tres días después. Merece mencionarse que el sector de administración fue donde se dio el más alto acatamiento desde el comienzo del paro y fueron garantes de las medidas de fuerza desde un principio.

Los trabajadores del Hospital han vivido una gran experiencia de lucha y nuestra agrupación ha jugado un rol determinante en todo este conflicto. La crisis del Clínicas no se ha cerrado. Un sector importante de los trabajadores y, sobre todo, el activismo "quemó" su experiencia con las variantes burocráticas de todos los signos y está en condiciones de superarlas. Desde nuestra agrupación, seguimos luchando por la reincorporación de los despedidos, contra la persecución, las amenazas de traslados a otras dependencias de la UBA, y en contra de todas las intervenciones a nuestro Hospital, tanto de la Interna, como la de los 22 interventores enviados por Hallú a la administración. Así como en la construcción de un gran agrupamiento clasista y antiburocrático.

Compartir

Comentarios