fbnoscript
21 de abril de 2005 | #896

Un final extraordinario de una huelga extraordinaria

Crónica de la Asamblea Provincial
El sábado 17 se desarrolló una nueva Asamblea Autoconvocada, que reunió a alrededor de 3.000 docentes y que concluyó con la suspensión (textual) del paro por tiempo indefinido. A partir de las 15 horas la docencia fue llenando el patio del Enet N° 2 en un clima de euforia y combatividad. El preámbulo, protagonizado por el video “La Noche de las Tizas”, acrecentó ese clima combativo.
 
La mordaza burocrática
 
A las 17 horas dio comienzo la asamblea con un intento de parte de la burocracia de ATE de impedir la libre deliberación. Planteó que sólo hablarían los delegados departamentales, o sea 24 personas. La moción de parte de la representante de Pocitos, miembro de Tribuna Docente, de que pudiera anotarse e intervenir cualquier compañero docente, no logró el voto mayoritario. La masa docente presente entendió que el límite a la cantidad de oradores ayudaría a ordenar la asamblea. Para la camarilla de ATE era un recurso importante para regimentar completamente el desarrollo de la misma.
 
El paso siguiente fue la lectura de una propuesta (ver aparte) que la burocracia de ATE y un delegado de los “Autoconvocados” de Metán vinculado a ATE habían negociado con el gobierno, con la mediación del cura Manzarás. Esta propuesta fue presentada a la asamblea con la firma de todos los delegados departamentales. Durante 40 minutos una dirigente de ATE se dedicó a embellecer la propuesta que venía del gobierno. Señaló que significaba cobrar los días caídos, incluso una parte con aumento. Presentó la propuesta en términos extorsivos: o se la aceptaba en su totalidad o había que entrar en la octava semana de paro, o sea que no había lugar para discutir sus términos y hacer contrapropuestas.
 
Se rompe la mordaza
 
Cuando la burocracia de ATE ya bailaba en una pata (porque prácticamente no iba a haber intervenciones de oposición), los compañeros de Tribuna y otros luchadores, bajo la forma de preguntas, fueron poniendo cuestionamientos, hasta que se logró imponer la apertura de una lista de oradores. A partir de ese momento, se fueron sucediendo intervenciones críticas, y del lado de la burocracia de ATE y sus punteros venían las réplicas. Los compañeros de Tribuna demostraron que la propuesta presentada consagraba una reducción salarial, porque decretaba que durante el presente ciclo lectivo no iba a haber ninguna otra mejora cuando ya está pronosticada una inflación del 15%. Otras intervenciones demostraron el carácter irrisorio del aumento, o que consagraba la destrucción del escalafón docente, ya que establece básicos diferenciados para EGB, Polimodal y Superior.
 
A medida que intervenían otros oradores, se iban integrando diversas mociones contradictorias con la propuesta central.
 
Tribuna planteó el rechazo a la propuesta, y que a partir de ello la asamblea votara una contrapropuesta (ver recuadro).
 
Cuando concluyó la lista de oradores (ya cerca de las 20 horas), se pasó a votación. El primer punto fue si se aceptaba o no la propuesta central. Por amplia mayoría se votó a favor. Hubo 200 votos en contra, apoyando la contrapropuesta de TD. Inmediatamente la dirigencia de ATE y todo el cuerpo de delegados departamentales en fila india se encaminaron a la salida para concurrir al Gran Bourg a informarle al gobierno que se había aprobado la propuesta y que emitiera el decreto correspondiente (la oferta nunca fue oficial ni escrita).
 
Cuando el primero de los delegados llegaba a la puerta de salida, desde la tribuna la gente comenzó a gritar que nadie se retirara. Nadie entendía qué pasaba. Los asambleístas que habían votado a favor de la propuesta central ahora querían continuar la discusión en particular. La gente consideraba inaceptables los puntos 8 y 9 de la propuesta, porque consagraban el congelamiento del básico hasta 2006 y ponían como condición para rubricar la propuesta el levantamiento de la medida de fuerza . La situación se destrabó cuando uno de los delegados planteó concurrir a la entrevista con el gobierno y plantear la derogación de esos dos puntos. Se abrió un cuarto intermedio. En ese lapso se leyeron adhesiones y distintos oradores plantearon diversos caminos para recuperar la ADP.
 
Una hora después la delegación regresó con el decreto firmado sin los dos puntos cuestionados.
 
Los otros puntos
 
El paso siguiente fue la votación de más de 30 mociones. Se votó: volver a las aulas, suspendiendo el paro pero manteniendo un quite de colaboración; la organización de una movilización provincial para el 1° de Mayo; la realización de asambleas departamentales para ratificar o revocar a los delegados; la realización de una asamblea provincial para destituir a toda la Comisión Directiva encabezada por Virgilio Choque; la ratificación de la asamblea provincial como instancia soberana y el funcionamiento mediante el mecanismo de plenarios y asambleas autoconvocadas; el inicio de una campaña para lograr el desprocesamiento de los docentes que participaron en los cortes y el reclamo de un compromiso del gobierno de no sancionar a ningún docente; el emplazamiento para que en 48 horas el gobierno pague los días caídos.
 
Cuando ya eran las 23 horas y concluía la votación, se decidió marchar a la Plaza 9 de Julio. Casi tres cuadras de manifestantes, acompañados por el sonar de las bocinas de los autos y el saludo de los peatones, se concentraron frente al Cabildo y allí se volvieron a reproducir los cánticos contra el gobierno y la burocracia choquista.
 
Conclusión
 
La gran lucha docente ha concluido con un resultado contradictorio. Desde el punto de vista estrictamente reivindicativo, lo logrado es irrisorio. Los docentes lo saben y lo dicen en voz alta, pero ya se habían jugado siete semanas de lucha y no había un recambio viable de dirección de la huelga. Por eso ponen énfasis en reconquistar el sindicato, y que luego, con otra dirección, se podrá ir a una lucha a fondo.
 
Otros compañeros sostienen que era un paso, un cuarto intermedio para recuperar fuerzas y retomar la lucha. Otros destacaban que haber puesto en funcionamiento un movimiento autoconvocado en toda la provincia, el funcionamiento de las asambleas, la existencia de delegados electos y revocables, revolucionó para siempre a la ADP. La burocracia de Choque fue desplazada en los hechos. La docencia de base, casi como una constante, sostenía que arrancarle algo a Romero ya era un triunfo, porque en los últimos trece años fue Romero el que le arrancó una a una las conquistas a la docencia.
 
La burocracia de ATE jugó el papel fundamental para mantener aislada la lucha, y para aislar a los sectores más combativos con todo tipo de maniobras macartistas. Sus secuaces de la CTA y la Ctera hicieron lo suyo. Esta burocracia se ofreció como nueva interlocutora, sustituyendo a la burocracia de Choque, frente al gobierno de Romero, que la usó en la emergencia. A partir de aquí Romero va a estar obligado a barajar y dar de nuevo, máxime que la asamblea votó en contra de la conformación de las Mesas de Trabajo y Diálogo, desde donde se pretendía reciclar a la burocracia cuestionada de la ADP, integrar a ATE y cooptar a algunos sectores para transformarlos en sus agentes. Pero el gobierno no puede darle aire a un aparato centroizquierdista que juegue para la oposición en las elecciones parlamentarias de octubre. Necesita mantener a flote, lo cual no será fácil, a su camarilla. Por su lado, los intentos de la camarilla de ATE de canalizar a la docencia bajo su sello han fracasado; la asamblea votó la necesidad de recuperar la ADP. La llamada izquierda (el PC y el PL) estuvo completamente adaptada a la burocracia de ATE y llamó a votar sin ninguna objeción a favor de la propuesta del gobierno.
 
Tribuna Docente, la única tendencia homogénea y consecuente, tiene ahora un gran desafío. Nuestro periódico, Prensa Obrera, en particular, se ha ganado un lugar que es necesario defender bajo el nuevo escenario (llegamos a vender 900 ejemplares por semana, solamente entre los maestros). Muchos han calificado a Prensa Obrera como “nuestra prensa".
 
En definitiva, ahora entramos en una fase de lucha, no en un apaciguamiento, quizá menos tumultuosa, pero decisiva para poner definitivamente en pie un sindicato docente con los métodos autoconvocados que emergieron en la misma huelga, y una dirección que se corresponda con ello; y en este sentido sólo Tribuna, por su programa y trayectoria, puede darle expresión consecuente a esta perspectiva.
 

Compartir

Comentarios