fbnoscript
21 de noviembre de 2007 | #1018

Ciudad de Buenos Aires: La docencia votó paro y asamblea

Se profundiza el plan de lucha y la autoconvocatoria

La asamblea abierta de docentes, promovida por el activismo de Capital y Ademys el día 16 de noviembre, lanzó un paro de 48 horas para los días 21 y 22.

Participaron alrededor de 80 compañeros, con más de 60 mandatos, de los cuales la mayoría se pronunciaba por un paro de 48 horas.

La docencia porteña está desarrollando una dinámica organizativa y deliberativa que potencia la lucha. Las asambleas abiertas de los docentes con mandato de sus lugares de trabajo es una herramienta que irá construyendo una dirección clasista, tal como sucede con el Plenario de Delegados en lucha de los Sutebas opositores.

La burocracia sindical pretende garantizar el “pacto social” de Cristina y Macri a cambio de los centenares de comisiones de servicio y prebendas recibidas del gobierno. Para eso lanza paros aislados que canalicen el conflicto salarial, buscando cerrarlos ante la primera oferta que lance el gobierno. El objetivo es que la lucha no se “desmadre” y quedar bien ante el gobierno y la docencia. Esta política ya fracasó: en la mesa salarial del 25 de octubre, el gobierno no ofreció ningún aumento salarial.

Ante el evidente rechazo hacia la burocracia celeste, la ministra de Educación, Ana María Clement, suspendió las elecciones de Juntas de Clasificación y Disciplina con la complicidad de la UTE, donde iba a recibir un importante revés.

Gobierno y burocracia están embarcados en una misión imposible: cerrar el año sin conflictos salariales y atacando los derechos laborales de los trabajadores, y tener un inicio de 2008 en calma.

Compartir